El juez de Instrucción 2 de Metán, Mario Dilascio procesó ayer a los tres acusados de la violación y el asesinato de la niña Claudia Judith Palma, de 9 años, ocurrido en Joaquín V. González el 18 de mayo pasado.

El magistrado consideró que los detenidos José Ramón “Chaqueño” Insaurralde, de 47 años, Ramón Alberto “Pelusa” Leiva de 67 y Rubén Sixto Soria de 83 fueron los presuntos autores del abuso sexual con acceso carnal y el homicidio agravado de la pequeña. Los tres continuarán alojados en la cárcel de Metán.
Judith realizaba la venta ambulante de pan. Los estudios indicaron que murió poco después de las seis de la tarde. Su madre, Antonia Quiroga en su declaración dijo que la niña había vuelto ese día a su casa a buscar más pan y que jamás regresó. Cerca de las ocho y media de la noche su bicicleta fue encontrada en la vereda de un comercio.
Entre las evidencias, el juez Dilascio en resolución destacó el hallazgo del cuerpo de la menor el domingo por la tarde en un lote baldío colindante a la vivienda de los tres imputados, junto a las manchas de sangre de la víctima encontradas en el patio de la casa y las manchas sanguinolentas en un trozo de silo bolsa colocada encima del alambrado que divide el inmueble. “Esto permite concluir que el cuerpo fue pasado por encima del alambrado desde la vivienda de los tres imputados hasta el lote baldío colindante. Resulta entonces evidente e irrefutable que la víctima fue abusada sexualmente con penetración y luego ultimada con tres puntazos en su cuello con un arma blanca dentro de la propiedad en la que residían los acusados”, señaló el magistrado en el fallo. También se refirió a los argumentos de Soria y Leiva, quienes dijeron que desde temprano ese sábado estuvieron en el velorio de una pariente, en una sala ubicada en el centro de la ciudad. “Se contradicen con los dichos del propio Insaurralde, quien afirma que ambos si fueron a ese velatorio, pero mucho más tarde, al igual que señalaron en sus testimonios de diversos concurrentes”, destacó.
Dilascio concluyó además que el resultado de la comparación genética de las muestras obtenidas en el cuerpo y prendas de la víctima, realizado por el laboratorio del Servicio de Biología Molecular Forense del CIF, “permite reforzar aún más la convicción de la participación como autores respecto de Soria e Insaurralde, sin que se pueda descartar la de Leiva al encontrarse éste último, junto con los otros imputados en el lugar y en el momento del hecho”.


Aseguraron que son inocentes

El juez en la resolución dio detalles minuciosos de la aberrante violación y asesinato de la pequeña. Destacó que la autopsia determinó que las evidencias de las agresiones sexuales en el cuerpo de la víctima se produjeron en vida.
En la mañana de ayer Insaurralde, Leiva y Soria fueron trasladados bajo una fuerte custodia a los tribunales de Metán, donde en el juzgado interviniente les notificaron oficialmente el fallo de Dilascio.

Insaurralde declaró durante tres horas ante el juez Dilascio y en su larga exposición dijo algo que sorprendió a todos.
Señaló que ese sábado por la noche estaba en el fondo de la casa, que vio a Leiva orinando y que luego se tropezó y sintió algo blando que estaba tapado con un pedazo de silobolsa. Dijo que lo tocó con la punta de uno de sus pies, que se asustó y se metió adentro de la casa.
Lo que no se explica es por qué Insaurralde no dio a conocer eso a las autoridades y prefirió el silencio. La niña ya estaba desaparecida en ese momento. Soria y Leiva aseguraron que ese día y hasta la madrugada del domingo estuvieron en un velorio, al que llegaron de madrugada, cuando el crimen se produjo cerca de las 22. Lo que no coincide con lo dicho por Insaurralde, que había asegurado que vio a Leiva orinando y que Soria estaba en la vivienda.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...