Unos 30 mil trabajadores salteños en relación de dependencia dejarán de pagar el impuesto a las Ganancias, mientras que en Jujuy esa cifra cae a menos de 2.000 personas. Sobre un universo, entre ambas provincias, de casi 230 mil empleados privados y públicos registrados, el impacto de la suba del mínimo no imponible de Ganancias a 15 mil pesos será bajo.

Así lo explicaron a El Tribuno los economistas Benito Carlos Aramayo -vicedecano de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Jujuy- y Félix Piacentini, de la consultora Noanomix de Salta.

“Es un impacto menor en la medida que los sueldos de los trabajadores "en blanco' de Salta son un tercio menos que el salario promedio del país, y menos aún que el de Capital Federal o de la Patagonia, donde se pagan los sueldos más altos de la Argentina”, remarcó Piacentini.

Según la estimación de la consultora, el sueldo bruto promedio en Salta es de $5.581, cifra que cuando llega a las manos de los trabajadores asciende a unos $4.900 por los descuentos.

Como la otra cara del espejo, el economista y consultor señaló: “También la cantidad de gente que gana más de 15 mil pesos y que va a seguir tributando Ganancias en Salta es menor que en el promedio de la Argentina”.

La situación en Jujuy tiene aspectos más extremos aún, según la descripción de Aramayo, quien también es titular de la cátedra de Economía en la UNJu.

Los asalariados registrados en la actividad privada (que aportan a la seguridad social) suman unos 53 mil, de los cuales hasta agosto estaban incluidos en el anterior mínimo no imponible no más de 2.000. De allí que la suba del piso para pagar Ganancias tocará a pocas personas, en una provincia donde también el sueldo promedio ronda los $5.500.

Aramayo explicó que entre los contribuyentes de Ganancias figuran trabajadores de las ramas de transporte automotor de carga y pasajeros, algunos de la minería, viajantes de comercio, visitadores médicos, empleados de concesionarios de automóviles, algunos profesionales de la administración pública y docentes universitarios con cargos altos y antigedad.

Datos de la AFIP

Según un informe brindado por la sede de AFIP en Salta, serán 30.000 los empleados y jubilados que dejarán de pagar el impuesto a las Ganancias en la provincia.

Según los registros de junio de este año, en la provincia hay 174.648 empleados declarados por las empresas, de los cuales 163.190 están inscriptos en la Agencia de Salta capital y 11.458 en la sede de Orán.

Según el anuncio del Gobierno nacional, en el país serán casi 1,5 millones de trabajadores argentinos los que dejarán de pagar Ganancias, a la vez que quienes ganan entre $15 mil y $25 mil pagarán menos, ya que se subirán un 20% las deducciones del impuesto.

Otro punto a tener en cuenta, según el organismo, es que con el anuncio presidencial sobre Ganancias, habrá 20 mil niños y adolescentes cuyos padres pasarán ahora a cobrar asignación familiar. Estos son los hijos de aquellos trabajadores que hasta ahora aportaban Ganancias y que con la suba del mínimo no imponible dejan de tributar y pasan a percibir el beneficio por sus hijos.

Medidas que protegerían el bolsillo en el norte

Tras el anuncio de Ganancias hubo fuertes rumores a nivel país de nuevas medidas que lanzaría la Presidenta. Consultados los economistas Félix Piacentini y Benito Carlos Aramayo sobre qué disposiciones darían un beneficio elevado a los salteños y jujeños, no dudaron en señalar las que van directo al bolsillo: eliminar el IVA de los alimentos y combatir la inflación que, para este año, superaría el 25%, según estimaciones privadas.
“Una medida efectiva para mejorar los ingresos de los trabajadores es la eliminación inmediata del IVA en los artículos que componen la canasta básica alimentaria, o sea el 21% sobre todo lo que se consume”, afirmó Aramayo.
Además, recordó la idea del kirchnerismo de “gravar la renta financiera y elevar la alícuota de Ganancias para las 500 empresas más grandes del país; la Presidenta dijo que estas ‘levantan en pala’ sus ganancias”.
Para Piacentini, en virtud del sueldo promedio, “a los salteños les conviene más que haya menos inflación y que el poder adquisitivo del salario se deteriore menos que la suba del mínimo no imponible de Ganancias”. A partir de esto, sostuvo que “no es una medida popular” para Salta la que lanzó a principios de la última semana Cristina Fernández.
“Sería mejor contener la inflación, defender el poder adquisitivo del salario y crear las condiciones de crecimiento y de desarrollo económico para que los sueldos sean cada vez mayores, que los trabajos sean más productivos, que haya más gente en blanco, que la gente disponga de más plata, más beneficios sociales”, sostuvo Piacentini.
 

 

 

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...