La prestigiosa revista de turismo Condé Nast Traveler anunció esta semana su lista de los mejores destinos del mundo, incluidas ciudades, hoteles o islas. La clasificación se elabora a partir de la votación de sus lectores, en la que este año participaron 16 mil personas.
El número 1 de esa clasificación lo obtuvo por primera vez San Miguel de Allende, México, ciudad Patrimonio de la Humanidad situada a 96 kilómetros de Guanajuato, y uno de los conjuntos urbanos coloniales mejor conservados de México. Por supuesto que tiene monumentos destacables, pero lo más singular son sus estrechas calles empedradas, reflejo del pueblo que alguna vez fue una importante parada en la ruta de la plata que unía Zacatecas con la Ciudad de México.
Esta es la clasificación completa, en la que París ocupa la posición número 22, y no aparecen Nueva York o Londres.
 

1. San Miguel de Allende, México; 2. Budapest, Hungría; Florencia, Italia; 4. Salzburgo, Austria; 5. Charleston, Carolina del Sur, Estados Unidos; San Sebastián, España; 7. Viena, Austria; 8. Roma; 9. Siena, Italia; 10. Québec City; 11. Ciudad del Cabo, Sudáfrica; Brujas, Bélgica; 13. Vancouver, Canadá; 14. Kioto, Japón; 15. Praga, República Checa; Cracovia, Polonia; 17. Victoria, Canadá; Sydney; Santa Fe, New México (EEUU); 20 Sevilla, España; Beirut, Líbano; 22. París; Melbourne, Australia; 24. Venecia, Italia; Barcelona, España.

Una pintoresca postal

Por las mañanas, en San Miguel de Allende, sólo hay algo de ajetreo en la plaza principal, donde se alza la parroquia neogótica de San Miguel Arcángel, y donde funciona el extenso mercado en el que los puestos de artesanías se reparten en tres niveles casi temáticos. Primero están los vendedores de piezas de alfarería multicolores y luego siguen los que hacen objetos de hojalata, de madera, de cuero, de plata y de peltre, la aleación que se consigue mezclando cobre, estaño, antimonio y plomo, además de los que ofrecen todo tipo de souvenirs que a menudo incluyen los cuadros más famosos de Frida Kahlo, sus propios autorretratos y por supuesto motivos alusivos a las calacas o calaveritas que forman parte de las celebraciones del Día de Muertos.
Después se puede seguir el paseo dejándose llevar por las calles del centro histórico para seguir empapándose del encanto del lugar perdiéndose por los patios de las grandes casas señoriales, como la Casa Canal, donde funcionan tiendas de bellísimas antigüedades mexicanas. Desde hace más de 50 años, San Miguel ha ido recibiendo a decenas de galeristas venidos de muchos países, hasta convertirse en el segundo núcleo artístico del país por detrás de la capital.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...