El excomisario de la Policía de la Provincia Osvaldo Sosa, quien el pasado 1 de mayo fue notificado de su retiro forzoso de la fuerza, reveló ante el fiscal Penal de Tartagal, Pablo Cabot, detalles de cómo operan las bandas dedicadas al narcotráfico integradas por policías y civiles. Luego de su denuncia concurrió, junto a su abogado patrocinante, el exsuboficial Pablo Cardozo, a las oficinas de El Tribuno, donde expuso: “Lo que yo sé, lo que quise terminar y terminó con mi carrera”, dijo.
Con más de 25 años en la fuerza y con una foja intachable, el exjefe de la Unidad Regional 4 y oriundo de Salvador Mazza fue terminante: “Nadie desconoce el proceso de ‘cartelización’ que se vive en la provincia de Salta. Delincuentes comunes, uniformados y políticos, corrompen todo, pero ningún funcionario hace nada ni me escucha. Yo vengo advirtiendo esto desde hace varios años y justamente por ello me echaron”, dijo.
“El fin de mi carrera comenzó en 2008, cuando hice declaraciones en El Tribuno advirtiendo que me ponía al frente de la lucha contra la venta de drogas en el norte. Al día siguiente, el exsubjefe de Policía Mario Paz se reunió en Salvador Mazza con los capos narcos y dos días más tarde me informaron que estaba de licencia para siempre. Fui a verlo al jefe, Pascual Argañaraz, quien se negó a escucharme”.
 El ex comisario reiteró tener pruebas de que en las últimas elecciones movilizaron a 12.000 bolivianos con doble documento. Presenté pruebas del fraude antes de los comicios pero no me dieron bolilla” recordó.
 Sosa aseveró que “lo de los narcopolicías no es un hecho aislado como (Pablo) Kosiner o (Aldo) Saravia quieren hacernos creer. Estamos ante un proceso de ‘cartelización’ en el que están involucrados altos jefes en actividad, otros retirados, políticos y mafiosos, tanto argentinos como bolivianos. Esto no se logró de la noche a la mañana, sino que fue un proceso. Lo hicieron sacándose de encima a los oficiales que no iban a poder comprar. Lo lograron inventando causas contra ellos, como el asesinato de un narco por el que culparon a los oficiales Burgos y Mendoza y pusieron a gente de Mario Paz, como Jorge Escobar, el que hizo el montaje del caso Pisco. Tras ello, elevaron a cargos altísimos al detenido Carlos Gallardo y al prófugo Gabriel Giménez, que se transformaron en manos derecha e izquierda de las grandes investigaciones, como la que le armaron, por orden ministerial, al contador Torino Dantur”.

Trama 
 
 Por su parte, el abogado Pablo Cardozo aseguró que Mario Paz armó la primera huelga policial que enfrentó el gobierno de (Juan Manuel) Urtubey, lo que les costó la salida al ministro y al secretario de Seguridad de entonces, Nicolás Juárez Campos y Jorge Skaff, quienes fueron reemplazados por Pablo Kosiner y su hermano de crianza, Aldo Rogelio Saravia, respectivamente”.
Finalmente, Sosa manifestó: “A partir de mis denuncias recibo permanentes amenazas, como la última, en la que una persona con tonada boliviana me dijo que me calle, que deje de hablar. Pero no voy a parar de denunciar públicamente y en la justicia estos hechos hasta que alguien me escuche. Tengo fe en el fiscal Cabot. Temo por mí y por mi familia, pero ellos saben que por mi condición de policía los conozco a todos y no me van a amedrentar tan fácilmente”, concluyó el ex alto oficial de la fuerza salteña.


 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...