Es la primera vez que se hará en la Argentina este tipo de espectáculo folclórico. Se trata de un ballet en todo el sentido técnico del término, ya que con libro y coreografía de Roberto Lazo, música escrita exclusivamente para la obra por el compositor cordobés Gerardo Di Giusto, e interpretación de la Orquesta Sinfónica de Salta con dirección de Jorge Lhez, “Atahualpa” es una obra que ya anticipa su recorrida por el mundo.

Flamante y original, subirá a escena hoy y mañana en el Teatro Provincial para recorrer el esplendor del Imperio Inca, su cultura, religión y tradiciones, hasta la llegada de la colonización que hará temblar la supremacía del pueblo andino. Todo esto entrelazado con una apasionante y prohibida relación de amor. El efecto será inmediato, porque seguramente cada espectador se ubicará temporal y geográficamente y elaborará su propia opinión sobre esa etapa de nuestra historia.

La obra

Unos 40 bailarines serán parte de la representación, 16 de ellos del Ballet estable, igual número del taller folclórico y personajes extras de apoyo. Basado en un libro escrito por Roberto Lazo, “Atahualpa” es una excepcional obra que reúne composición original para sinfónica y coreografía. Hay dos aspectos significativos para resaltar: es una creación salteña de elevado nivel en todos sus componentes, y tiene esencia latinoamericana porque conjuga el folclore en su sentido más amplio. Es que tanto el profesor Lazo como el compositor Di Giusto hicieron una investigación previa para rescatar un folclore más antiguo, precolombino. Esto es lo que pone de relieve “Atahualpa”, que en la terrible destrucción del Imperio también mostrará los sentimientos más profundos del amor entre un soldado y una virgen del Sol, jóvenes que entonces estaban reservadas para ofrendarse o para el alto linaje imperial.

La historia

“El libro es sencillo, tiene un contexto histórico tanto para los que leyeron sobre el Imperio Incaico como para quienes no lo hicieron. Hay elementos cargados de metáforas y significados que quedarán en la interpretación del espectador. Cada uno tiene una posición y mirada sobre lo que, a partir de lo que conocemos, fue la colonización, y lo interesante es que también se genere el debate”, resume Lazo a El Tribuno, mientras ajusta detalles en el último ensayo. El director del ballet enfatiza el logrado trabajo escenográfico del artista plástico Guillermo Pucci, además del vestuario de Juan Carlos Vilca, director asistente del cuerpo de baile. Y para Lazo, “la enorme inversión humana, artística y económica hace prever nuevas presentaciones el año próximo en Salta, en teatros de Buenos Aires y de otras provincias”.

La creatividad musical para sinfónica de la mano de Gerardo Di Giusto

Un compositor cordobés que reparte su vida entre la Argentina y Francia, es el creador de la extraordinaria y movilizadora música de “Atahualpa”. Gerardo Di Giusto se sumó al proyecto del director del ballet, Roberto Lazo, en una de sus visitas a Salta, en diciembre pasado, cuando el titular de la Sinfónica, Jorge Lhez, presentó un concierto para piano y orquesta, creación de Di Giusto. Sus obras tienen como característica el trabajo con instrumentos étnicos y esta es una de las características de la interpretación que se podrá apreciar hoy y mañana. A la Orquesta Sinfónica completa se agregará flauta, quena, sikus y bombo.

“En la Argentina hay escaso repertorio de música sinfónica para baile y orquesta. Podemos mencionar en esa línea los ballets Panambí y Estancia, compuestos por Alberto Ginastera, pero que son representativos de otras tradiciones dentro del mapa cultural argentino. Es así que charlamos sobre el proyecto Atahualpa, cargado de imágenes, y me enganchó. Justamente, cuando pienso mí música lo hago en base a imágenes”, le explica Di Giusto a El Tribuno. En febrero comenzaron a trabajar y elaboró una composición de 50 minutos, aproximadamente, “en la que, a partir del libreto cuento mi historia musical”. Seguro de la repercusión internacional, Di Giusto señala que no se aventuró a agregar más instrumentos “porque si la obra viaja se complica a la hora de ejecutar esas partituras en otros lugares. Y lo importante es que se mueva por el mundo”. Como Lazo, reitera que “no hay antecedentes de este tipo y es la primera obra escrita para ballet folclórico y orquesta sinfónica. Investigamos detalladamente desde la raíz, desde los sonidos precolombinos, previos a la colonización, y nutrido con materiales que provee la gente sobre rituales y costumbres ancestrales, lo llevé a un plano moderno, contemporáneo, y ahora se ven los resultados”.

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...