PARA TODOS LOS GUSTOS COLORES Y SABORES PUEDEN APORTAR TAMBIEN SALUD Y BELLEZA. 

 

Las frutas y las verduras aportan vitaminas, minerales y antioxidantes necesarios para la salud y también para la belleza.

Además proporcionan buena parte del agua que necesitamos ingerir por día para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. 

Todas las frutas y hortalizas de color amarillo y naranja, y las verduras de hoja verde contienen buenas dosis de vitamina A. También los cítricos, los kiwis, las frutas rojas y el perejil son alimentos ricos en vitamina C, imprescindibles para la cicatrización y producción del colágeno.

Existen otros alimentos que nos proveen de nutrientes saludables.

El arroz es rico en hidratos de carbono y resulta ideal para controlar los problemas intestinales, el colesterol elevado y las enfermedades renales. Sus propiedades en belleza se relaciona con su capacidad emoliente, capaz de calmar las irritaciones epidérmicas y el estrés de la piel. Además combate los granitos y es considerado un antioxidante natural. Este cereal también contribuye a estimular la síntesis de colágeno.

La papa es un buen antiinflamatorio, que además favorece el buen funcionamiento del sistema nervioso. Si se aplica en rodajas directo sobre la piel resulta ideal para combatir las ojeras y bolsos de los ojos. Al consumirlo en jugo ayuda a calmar la piel quemada por el sol.

El cacao estimula la secreción de endorfinas, hormonas responsables de generar la felicidad. Es rico en flavonoides, compuestos naturales que reducen el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. El cacao, por sus propiedades emolientes e hidratantes, es especialmente bueno para suavizar y lubricar el cutis. Posee vitaminas A, B, C, D, E, y K, encargadas de fortalecer y reestructurar la piel, activando la microcirculación y luchando contra el envejecimiento prematuro.

UN ALIADO LA MIEL, MAS RICA QUE NUNCA. 

El pepino es rico en vitamina E y además posee gran cantidad de agua, por lo que resulta un eficaz alimento para cuidar e hidratar las piel. Puedes molerlo y aplicarlo directamente sobre tu cutis, lo cual te aportará suavidad y frescura. También es un buen remedio para calmar la epidermis tras la exposición solar.

La miel tiene propiedades emolientes, nutritivas, antibióticas e hidratantes. Aplicada sobre la piel, tiene un efecto antiinflamatorio y calmante, dejando el cutis terso y suave. Además, la miel ayuda a restituir la      elasticidad de la dermis, así como también su equilibrio natural.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...