Los dos gendarmes y la hermana de uno de ellos, detenidos el domingo pasado, a las 16.30, por una patrulla de la Sección Aguaray de la misma fuerza, al ser sorprendidos transportando un megacontrabando de 966,391 kilogramos de cocaína, fueron indagados durante seis horas ayer por el juez federal 3, de Orán, Raúl Juan Reynoso. Aportaron así valiosa información para la causa.

Los tres sujetos, identificados como el cabo Emanuel Guillermo Mondaca (28), Roberto Julián Gamarra (25 años, gendarme raso) y la hermana del primero, Claudia Rosana Mondaca (21), pidieron acogerse al beneficio de la ley del arrepentido, que establece considerables reducciones de condenas o la inexistencia de estas, a quien proporcione datos que sean útiles para la investigación y permitan la detención de los involucrados en ilícitos.

Lo mismo solicitó un cuarto detenido, también gendarme, de apellido Sosa, quien fue capturado el lunes en la madrugada y que sería el contacto del tercero (que había sido atrapado primero) y encargado de la logística en la zona de frontera.

Pese a que existe estricto secreto sumarial en torno a la causa, el magistrado recibió información valiosísima de parte de los imputados: que los ocho colores de los ladrillos de cocaína secuestrados tienen un significado claro: representan el producto adquirido por igual número de clientes.

Las declaraciones de los hermanos Mondaca, de Gamarra y de Sosa gatillaron acciones inmediatas: órdenes de allanamiento y pesquisas en Salvador Mazza, especialmente en un taller de la zona oeste, donde se acondicionó el minibús en el que se realizaba el transporte; en Jujuy, donde fue alquilada supuestamente la unidad que llevaba la inscripción “Alquiler de vehículos y motorhomes Guardián” y consignaba un teléfono de Metán; y en Salta, Tucumán y Buenos Aires, donde esperarían sus encomiendas los diferentes clientes. Los detenidos serían meros transportadores e integrantes menores de una banda de gran estructura con vinculaciones en las “más altas esferas”, según se confió a El Tribuno, pero sin dar mayores detalles.

No se descarta que los financistas de la operación sean los mismos que trabajaban con los narcopolicías salteños capturados en Gemes el 25 de mayo pasado y con un desconocido, probablemente otro uniformado, atrapado en el paraje La Estrella (Rivadavia), una semana antes en una camioneta Toyota Hilux, acondicionada, aparentemente, en el mismo taller que el minibús de los narcogendarmes.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...