La pobreza y el narcotráfico son dos de los temas que más preocupan a la Iglesia argentina desde hace años. Impulsó comunicados, homilías y buscó instalar estos asuntos en cuánto espacio le tocó ocupar. Tanto es así, que muchas de las principales definiciones del Episcopado provocaron reacciones muy duras por parte del Gobierno nacional. “Hay sectores que crecieron mucho económicamente, pero ese crecimiento se concentró en pocos bolsillos”, señaló monseñor Jorge Lozano. Y agregó que “las causas de la pobreza están vinculadas a diversos factores, entre ellos el trabajo no registrado y los salarios insuficientes”. Habitual vocero de la Iglesia, el presidente de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social se mostró alerta por el avance de la inflación, y dijo que “los aumentos en los precios hacen que cada vez alcance el mismo dinero para menos cosas”. En una entrevista con El Tribuno, el obispo de Gualeguaychú descartó que Argentina se vaya a parecer a Colombia o México en materia de narcotráfico, pero advirtió: ”Sí temo que podamos devenir en una Argentina peor que la de hoy, y que cada vez sea más difícil retroceder, lo cual no se logrará sin sangre inocente”.

¿A qué factor adjudica el crecimiento de los últimos años en el consumo de drogas en Argentina?

Juan Pablo II decía que la persona que se droga expresa un “profundo malestar existencial”. Existen varias razones que llevan a algunos a evadirse de la realidad por medio de una sustancia. Por un lado entre los más pobres están quienes han sido expulsados del sistema educativo o no consiguen trabajo; suelen tener baja autoestima, poca valoración del tiempo y de la vida. También algunos manifiestan conductas autodestructivas con el consumo del “paco”. Por otro lado, entre las clases sociales en mejor situación económica se da que muchos jóvenes no tienen expectativas de vida, horizontes de sentido. También están quienes empezaron probando por curiosidad y quedaron atrapados por la adicción. En otros casos también se da una fuerte presión grupal. A esta situación también aporta la crisis que atraviesan las familias y los vínculos flojos, que llevan a fuertes experiencias de soledad. Debemos reconocer además que ha crecido en los últimos años lo que se llama tolerancia social al consumo y una baja en la percepción del daño en la salud que provoca la droga, lo cual genera un clima más permisivo.

¿Considera que hay connivencia entre el poder político y los narcos?

La expansión de las mafias del narcotráfico en el país no pudo lograrse sin cierta connivencia que tiene diversas connotaciones en varios niveles del Estado y de la sociedad. En parte existe cierta ineptitud para hacer frente al delito, otros se hacen los distraídos, y están también quienes son amedrentados con sobornos y extorsión.

¿Cree que el gobierno nacional está siendo efectivo en la lucha contra la droga?

Me parece que no hubo durante mucho tiempo (me refiero también a otros períodos de gobierno) una ponderación adecuada de la gravedad de la problemática. Fronteras terrestres permeables, ríos sin control y espacio aéreo libre ha sido la situación común. En febrero pasado, en el ámbito de la Jefatura de Gabinete, hubo reuniones para delinear algunas estrategias de combate al narcotráfico y habrá que esperar un tiempo para percibir resultados.

¿Teme que si no se toman medidas urgentes Argentina se transforme en México o Colombia en materia de narcotráfico?

No temo que nos parezcamos a Colombia o a México. Esos países tienen una historia y ubicación geopolítica distinta a nosotros. Sí temo que podamos devenir en una Argentina peor que la de hoy, y cada vez sea más difícil retroceder, lo cual no se logrará sin sangre inocente.

¿Piensa que la despenalización del consumo de drogas puede quitarle espacio a los narcos?

Pienso que no. Varios países de Europa que despenalizaron han comenzado a tomar medidas restrictivas al consumo. En cambio, Portugal lo hizo después de un proceso de varios años en los cuales fortaleció las redes de contención social y tratamiento para los adictos. Si se plantea despenalizar hay que recorrer un camino adecuado. De lo contrario lo que se logrará será incrementar el consumo de drogas sin un sistema de salud preparado para dar respuestas especialmente a los pobres. Vale aclarar que tampoco estamos de acuerdo con criminalizar al adicto.

¿Por qué cree que la pobreza sigue tan alta en el país pese a haber crecido tanto la última década?

Hay sectores que crecieron mucho económicamente. Ese crecimiento se concentró en pocos bolsillos y se distribuyó una parte. Las causas de la pobreza están vinculadas a diversos factores, entre ellos el trabajo no registrado o a los salarios insuficientes.

¿Piensa que los planes sociales dignifican a los pobres o que los eternizan en la pobreza?

Los planes sociales son necesarios para atender a las necesidades más urgentes. El camino para superar la pobreza es el trabajo debidamente registrado y con un salario justo.

Según los números que maneja la Iglesia , ¿cuántos pobres hay aproximadamente en Argentina?

Nosotros en la Pastoral Social no tenemos una encuesta oficial. Nos valemos de diversos informes elaborados por el Observatorio de la Deuda Social de la UCA y otros trabajos de diversas organizaciones.

¿En cuánto impacta la inflación en el crecimiento de la pobreza en Argentina?

La inflación afecta especialmente a los más pobres, a los que tienen planes sociales o trabajos esporádicos y no registrados. También a los jubilados de haberes más bajos. Estas personas dedican la mayor parte de sus ingresos a comprar alimentos. Los aumentos en los precios hacen que cada vez les alcance el mismo dinero para menos cosas.

¿Cree que los linchamientos se producen por falta de educación de la sociedad o porque la gente siente que el Estado no actúa?

Me parece que hay deterioro de la confianza en las Instituciones de la República (Justicia, Fuerzas de Seguridad, autoridades en general). Una anomia cultural que pretende justificar a quienes descargan enojo con algún delincuente. Estas actitudes son expresión de degradación social y hace que la gente en grupo actúe como patota sin racionalidad.

¿Está de acuerdo con una suba en las penas para tratar de reducir los índices de inseguridad en el país?

Los índices de inseguridad, a mediano y largo plazo, podrán mejorarse si hay más inclusión social, lo cual implica más educación, más trabajo, más deporte, más familia.

Se dice que la reforma al Código Civil quedó trabada por pedido de la Iglesia , ¿es así?

No es así.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...