Gabriela Salvador es una médica salteña que actualmente vive en Nueva York, donde funcionan las oficinas principales de Pro Mujer. El jueves pasado estuvo en la provincia para presentar una nueva base de datos que podrán usar los profesionales de la salud que trabajan para la organización en Salta.

 

En diálogo con El Tribuno, explicó que la entidad ofrece asistencia sanitaria a las mujeres que recibieron créditos para pequeños emprendimientos y a sus familias.

Salvador relató que la violencia de género es uno de los problemas que afectan a las salteñas cubiertas por Pro Mujer. “Apuntamos a que ellas tengan una forma de generar sus propios recursos y apoyo psicológico. Probablemente, el impacto más importante que podemos tener con nuestros servicios es una disminución de casos”, señaló.

¿Cuáles son los problemas de salud más frecuentes de las pacientes que atienden los médicos de Pro Mujer?

El rango de edad es de 20 a casi 70 años. Hay un poco de todo. La parte ginecológica es la más importante. Estamos haciendo muchos diagnósticos de enfermedades crónicas no transmisibles como hipertensión y diabetes. También de problemas que están asociados con la mala nutrición y la obesidad.

Nos importa mucho trabajar en programas preventivos y en diagnósticos tempranos de cáncer de útero y de mama para llegar con un tratamiento oportuno.

En la atención primaria, el abanico es muy grande y una base de datos con información se convierte en una herramienta fundamental para apoyar la calidad de la atención.

La maternidad sigue siendo una causa de muerte para las mujeres y, aparentemente, esto se pronuncia en los sectores mas desfavorecidos económicamente ¿Qué políticas tienen con respecto a esto?

La mortalidad materna es bastante más marcada en áreas rurales, donde no hay acceso a ningún tipo de asistencia. Nosotros trabajamos muchísimo en la concientización sobre el uso apropiado de los servicios de salud.

Nuestros objetivos son el acceso al crédito de las mujeres para que puedan prosperar y, con eso, mantener a sus familias, los servicios de salud y la educación. Ofrecemos formación en negocios, en temas sanitarios y apuntamos al empoderamiento.

En la parte de educación en salud, se hace mucho hincapié en el uso adecuado de los servicios médicos para evitar los problemas que terminan en consecuencias como la mortalidad materna, que generalmente se produce por falta de controles durante el embarazo.

En Salta, la violencia de género es un problema social con mucha incidencia en la salud pública ¿Qué asistencia pueden dar en estos casos?

El tema de violencia de género es inherente al sector con el que estamos trabajando, que es muy vulnerable. Creemos que, para abordar este tema, tenemos que usar muchas herramientas como el empoderamiento y la independencia económica.

Buscamos que tengan una forma de generar sus propios recursos, más el apoyo psicológico de un grupo para levantar la autoestima, la asistencia en salud y la contención social para ellas sus familias.

Probablemente el impacto más importante que podemos tener con nuestros servicios es una disminución de casos de violencia de género, porque ayudamos a que las mujeres puedan tomar sus decisiones y tener suficiente independencia económica como para superar estos problemas.

La independencia económica y psicológica permite salir de estas situaciones. Y, al mejorar la autoestima, una mujer mejora también su posicionamiento en la pareja.

Al margen de lo ginecológico, ¿Qué problemas de salud afectan más a las mujeres que a los hombres?

Los problemas de sobrepeso. La población más vulnerable es la de las mujeres que viven en zonas periurbanas y son de clase media o baja. Entonces, están mucho más expuestas a enfermedades crónicas.

Para nosotros es muy importante ayudar a cambiar hábitos de vida para mejorar la nutrición, cuidar el estado físico y evitar la aparición de enfermedades.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...