Cual sobreviviente de un holocausto, el francés Jean Michel Bouvier llegó a Salta a mediados de marzo para hacer frente a la cruzada de su vida: el juicio por el asesinato de su hija Cassandre y de su compañera de viaje, Houria Moumni, ocurrido en la Quebrada de San Lorenzo a mediados de marzo de 2011.

El 23 de marzo, apenas dos días antes del comienzo del juicio, se sentó a la mesa de El Tribuno y abrió su alma a las preguntas. Muchas aún no encontraron su respuesta. La sentencia, que se hizo oir el lunes pasado, condenó a Gustavo Lasi a 30 años de prisión y absolvió a los otros dos imputados por el salvaje crimen: Daniel Vilte y Santos Clemente Vera.

Este final, que se perfila como el principio de otro proceso, dejó en el aire más interrogantes. Por eso Bouvier, antes de regresar a su patria el jueves, le dejó esas inquietudes al gobernador Juan Manuel Urtubey: “Le agradecí por la estadía. Le dije que el juicio fue trasparente y equilibrado y que Santos Clemente Vera y Daniel Vilte Laxi fueron absueltos por la falta de pruebas. Le expuse que, si bien Vera y Vilte Laxi fueron declarados inocentes, una sola persona no podría haber cometido el crimen de dos mujeres... Hay, al menos, dos personas que están libres y que podrían matar a otras mujeres de Salta o de otros lugares. Hay dos culpables: Uno es Gustavo Lasi y el otro es la instrucción de la causa que se hizo en el año 2011”, que, vale aclarar, estuvo a cargo del juez Martín Pérez, ahora juez de la Sala 1 del Tribunal de Juicio de Salta.

Y no quiso partir este atribulado padre y paciente revolucionario francés, sin pedir que se revise el trato a los presos en la cárcel luego de los relatos de Vera y Vilte, quienes aseguran haber sufrido horribles vejaciones para declararse culpables. “Las torturas y los apremios ilegales son inadmisibles”, dijo Bouvier y aseguró que si logra reunirse con la presidenta Cristina Fernández, le hablará del tema.

El juicio más esperado de los últimos años tuvo tales picos de tensión, que testigos, querellantes y acusados terminaron asistidos dentro de ambulancias. Fueron 69 días de revuelo judicial y de veredictos populares.

Primero el crimen y luego el juicio, se hicieron carne en cada salteño que aspiró a la verdad, convalidando el sabio pedido inicial de Bouvier, que finalmente se hizo carne en la justicia: “Si se comete una injusticia, a Cassandre la matarían otra vez”.

Sin supuestos “perejiles” entre rejas, los familiares de las víctimas cruzaron el océano de regreso a la patria gala, de donde Houria y Cassandre salieron inocentes para encontrar la más triste muerte en Salta.


FRANCISCO LOPEZ SASTRE,abogado, estaba al frente Medio Ambiente en julio de 2011 y Gustavo Lasi trabajaba ahí y fue cesanteado apenas aparecieron los cuerpos. “Yo a Lasi no lo conocía”, aseguró.


LA MAMA DEL COMISARIO PICCOLO,Teresa Siglione asistió al juicio, “para dar apoyo a las familias francesas”. Dijo que no cree que su hijo se haya suicidado y que su muerte tiene que ver con la  investigación que realizaba”.


HELENE OLGA ANTOINETTE KOTTAK,madre de Cassandre Bouvier, desde el primer día del juicio se paraba frente a los imputados y los miraba fijamente. El día que comenzó el juicio, Cassandre hubiera cumplido 32 años. Ella lo recalcó con hondo pesar.


ZOHRA Y LAHOUCINE MOUMNI,padres de Houria, una de las víctimas, conmovidos en el monumento que recuerda las muertes, el día de la reconstrucción del crimen.


A LASI, ADEMAS DEL TRIBUNAL,también lo condenó esta risa socarrona frente al dolor infinito de las familias de las víctimas. Reconoció haber violado a una de las jóvenes, pero dijo que no las mató.


VILTE FUE ABSUELTO. Cuando cayó preso, su mujer estaba embarazada de un niño que hoy camina. Dice que nadie le devolverá el tiempo que no vió crecer a sus hijos.


SANTOS CLEMENTE VERA,en sus primeras horas de libertad contó cómo fue su vida en Villa las Rosas y reafirmó su denuncia de que lo torturaron para que se declarara culpable.


ESTA FUE UNA FOTO POLEMICA.La verdadera mujer con lentes Ray Ban era una turista porteña que los encontró en la quebrada, el 28 de julio del 2011 y al enterarse del crimen entregó en la Embajada de Francia, los lentes y las fotos.


BOUVIER DIJO ANTE EL TRIBUNAL que la mujer de los Ray Ban sería la francesa con residencia en Salta, Laure Fages. Ella compareció en el juicio y dijo: “No soy yo la mujer de las fotos y no conozco quién podría ser”.


JEAN MICHEL BOUVIER fue un hidalgo protagonista de este proceso. Experto en Finanzas Públicas nacido en Marruecos hace 66 años, escribirá ahora un nuevo capítulo de su libro “El diario de un deshijado”, para ponerle una palabra al caos personal de perder un hijo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

¿Para qué vas a usar el aguinaldo?

Vacaciones
Pagar deuda
Consumo
Ahorro
ver resultados

Importante ahora

cargando...