El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció que aumentará la presencia de efectivos militares en las fronteras de su país, con el traslado de dos regimientos completos -que actualmente se encuentran asentados en Colomi y Tolata-, en la zona central de Bolivia, aunque no aseguró el destino exacto de las tropas del Ejército boliviano.

La noticia de la militarización de sus zonas limítrofes tuvo gran impacto en las ciudades norteñas de Argentina, donde los principales medios se hicieron eco de la noticia y recordaron los pasados incidentes fronterizos en los que hubo, incluso, incursiones de tropas bolivianas al país, comandadas por el coronel Willy Gareca, jefe de Frontera del ejército altiplánico, que robaron maquinaria y bienes muebles de entidades privadas nacionales.

Meses después, la República de Bolivia restituyó la totalidad de los elementos secuestrados por sus efectivos a los propietarios de la firma Volcán S. A., una forestadora que opera en la finca La Polvareda, en el departamento San Martín, en el límite binacional.

El presidente Evo Morales dijo durante un acto con el que inauguró una obra en Sinahota, en la zona tropical del departamento de Cochabamba, que “necesitamos gente en las fronteras para defender nuestro territorio”, reportó la agencia noticiosa alemana DPA.

Morales, quien no aclaró aún a qué frontera específica irán esas fuerzas, informó que un reducido número de efectivos permanecerá en el lugar de origen de ambos regimientos, por lo que se estima que el total de las tropas será distribuido entre las áreas más conflictivas, entendiéndose como tales a las que colindan con las regiones chilenas de Tarapacá y Antofagasta y los departamentos salteños de San Martín y Orán.

El desplazamiento de los dos regimientos, advirtieron, ya se inició, en el marco de un operativo que intenta frenar el contrabando de bienes de consumo y vehículos sustraídos en Chile y Argentina y que suelen ser cambiados por drogas a cárteles bolivianos.

 

El canciller argentino, Héctor Timerman, consideró en su momento como “grave, inaceptable e inadmisible”, la incursión del Ejército boliviano en territorio argentino, pero aseguró entonces que ambas cancillerías solucionarían el incidente.

Al referirse a hechos denunciados en exclusiva por El Tribuno el 30 de octubre de 2010, en los que se puso en conocimiento público la violación de la soberanía y el robo de bienes a firmas argentinas, el protagonista de los hechos, el coronel boliviano Willy Gareca, realizó afirmaciones insólitas: “Argentina se estaba quedado con parte del territorio boliviano”. La gente norteña está preocupada, máxime al conocerse que hace dos meses, 14 soldados bolivianos, armados con fusiles de asalto, fueron capturados en territorio chileno y acusados de participar en el robo de automóviles, aunque luego fueron entregados a su país, que los condecoró pese a las sospechas de que trabajaban para los cárteles.

Encontronazo. El más grave conflicto entre el Ejército boliviano y productores argentinos se dio en finca La Polvareda.
Sustracciones. Allí 50 militares robaron un tractor, un acoplado y otros bienes. La incursión motivó la intervención de la Cancillería.
Justicia. El Gobierno boliviano acató un exhorto del juez federal de Orán, y el 24 de marzo de 2011 restituyó los bienes robados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...