Miguel Burgos, el profesor de taekwondo que en febrero pasado puso fuera de combate a un poliladrón en la ciudad de Orán, está cada vez más convencido de que lo quieren convertir de héroe en villano, tal como manifestó en una nota publicada por El Tribuno el 7 de marzo. Tiene la firme sospecha de que algo oscuro se está tramando en su contra, luego de tomar conocimiento de que el juez Oscar Blanco resolvió desdoblar la causa vinculada con los sucesos ocurridos el 5 de febrero, ocasión en que persiguió y redujo a un asaltante armado con una pistola de guerra.

Todo empezó en la vivienda ubicada en 25 de Mayo casi 9 de Julio, donde la docente Fanny Busdrago celebraba su cumpleaños con amigos, entre ellos, Burgos. La fiesta se arruinó porque un ladrón robó la moto de una de las asistentes, que estaba en la vereda, y tras ello la mayoría de los invitados se fue. Pero, sorpresivamente, ingresó al inmueble un encapuchado armado, quien encañonó a la dueña de casa, a Burgos y Valeria Ceretti, otra profesora, que aún no se habían retirado. Los conminó a que le dieran dinero. Burgos le pidió que se calmara pero el sujeto le disparó y la bala le rozó una de sus orejas. En medio de la confusión, el asaltante escapó en moto. El taekwondista lo siguió en un rodado similar y, mientras lo hacía, llamó al 911.

A las pocas cuadras, el maleante chocó contra una casa, hecho que aprovechó el docente para exigirle que se entregara. Sin embargo, el sujeto echó mano a su arma -una Browning policial-, motivo por el cual Burgos le aplicó una seguidilla de golpes y lo dejó fuera de combate.

“No tuve otra alternativa, porque estaba en juego mi vida”, contó.

Luego se estableció que el encapuchado era el cabo primero Fernando Torres, de 33 años, con revista en la Unidad Regional 2, de Orán, quien fue detenido minutos después por efectivos del 911.

El policía resultó con serias lesiones y permanece detenido. Pero ahora, el padre del delincuente le inició una causa a Burgos, acusándolo de lesiones graves en contra del poliladrón y esta quedó en manos de la jueza Norma Beatriz Vera. El profesor expresó al respecto: “En la Justicia hay una abierta intencionalidad de querer convertirme en el pato de la boda. ¿Quién está detrás de esto? ¿De dónde saca plata este policía para pagar a dos abogados? No entiendo por qué se desdobla la causa cuando está probado que Torres cometió el asalto con su pistola reglamentaria y puso en peligro la vida de tres personas. ¿Qué buscan? ¿Protegerlo?”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...