Sentencia. El juicio oral y público continuará hoy a las 9 en la Ciudad Judicial. El viernes, los jueces dictarán el veredicto.
Preso. El imputado, Julio Zambrano, se encuentra detenido en el penal de villa Las Rosas, desde julio de 2010.

Un hecho indignante que conmovió a la comunidad de Rosario de Lerma entró en su etapa final el pasado lunes en la Cámara 3 del Crimen, en la Ciudad Judicial, donde se lleva a cabo el juicio oral y público contra Julio Argentino Zambrano (47), acusado de introducir una barra de hierro en la cavidad anal de un adolescente -el 15 de junio de 2010-al sorprenderlo teniendo relaciones sexuales con su hija.

Ambos jóvenes tenían en ese momento 16 años.

La segunda audiencia se llevó a cabo durante la jornada de ayer con la presencia del imputado, que se negó a declarar por pedido de la defensora oficial, Marta López Escotorín.

Las audiencias son presididas por los magistrados Antonio Morosini, Susana Sálico de Martínez y Alberto Fleming.

Quienes sí prestaron testimonios en la causa fueron la exnovia de la víctima e hija del imputado y dos policías de Rosario de Lerma, de apellidos Choque y Colque, que intervinieron en el caso.

Por su parte, el abogado querellante, José Assietto, confirmó a El Tribuno que las audiencias se llevarán a cabo hasta mañana y que el viernes se escucharán los alegatos y la sentencia. “Estamos trabajando arduamente para que se haga Justicia”, puntualizó el letrado.

Un hecho aberrante

El inusual hecho se concretó en la vivienda del acusado, situada en calle Roque Sáenz Peña al 600, de la mencionada localidad, cuando Zambrano ingresó a su domicilio, el 15 de junio de 2010, aproximadamente a las 23, y observó que en el dormitorio de su hija M. C., quien tenía 16 años en el momento del suceso, estaba manteniendo relaciones sexuales con el joven F.M., de su misma edad. El hombre, enfurecido por la situación, buscó una vara de hierro que tenía en el fondo del hogar y se la incrustó al joven en la zona anal, tras golpearlo fuertemente en diferentes partes del cuerpo.

Luego el menor corrió hasta su hogar y le comentó lo sucedido a su madre, Maltide Yucra, quien radicó la denuncia de inmediato en la comisaría local y minutos más tarde efectivos de esa seccional detuvieron al sujeto, que en todo momento se hizo cargo de la situación.

Un médico legal atendió al menor y constató el bárbaro hecho, por lo que el caso fue caratulado como abuso sexual gravemente ultrajante.

Se percibió un clima tenso

Periodistas de El Tribuno percibieron un clima extremadamente tenso en el segundo piso del complejo judicial, donde los familiares de uno y otro lado de los protagonistas se mostraron hoscos y sin predisposición para hablar con la prensa.

Parientes de la víctima aseguraron a este medio que “aún no queremos dialogar con la prensa hasta que se termine el juicio. Lamentablemente las heridas no se cerraron y es por eso que no queremos comentar lo sucedido”, dijo un familiar que prefirió no identificarse.

En la sala de espera, ambas familias cruzaron miradas en más de una oportunidad mientras esperaban volver a la sala tras un cuarto intermedio dispuesto por los jueces de la causa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...