Crece. Lo dicen todos. Algunos, como Felipe Solá, ya se desconvencieron de lo que los convencía hasta hace poco y emigraron hacia los argumentos que ayer repudiaban. Las encuestas también dicen que crece y ellos dicen que ella ya ganó.

Desde la oposición esperaban que algún escándalo, como el de Schoklender o el de los zapatos de alta gama, mermara la curva ascendente de su imagen, pero Cristina Fernández de Kirchner crece y lo hace hasta en Capital Federal, donde hace meses su candidato perdió la ciudad en manos de uno de sus principales oponentes políticos.

Según una reciente encuesta nacional de Analogías, una de las cinco consultoras que arrojó resultados confiables en las últimas elecciones, en 20 días la Presidenta obtendría la reelección con, al menos, el 52,9% de los votos.

Esto surge de la “intención de voto” a nivel nacional y ese número todavía espera por el pequeño ejército de indecisos, que en este momento llega al 12% del electorado. Por eso, esa cifra podría ampliarse. De acuerdo a las proyecciones de votos negativos e indecisos, la consultora estima que Fernández de Kirchner podría alcanzar el 58,7%, si continúan las tendencias actuales.

Este resultado de la consultora que dirige Analía del Franco marca que Cristina crece, porque apenas en agosto había sacado el 50,9% de los votos en las elecciones primarias nacionales. Hay que remarcar que existieron denuncias de fraude en ellas, por parte de la oposición, aunque nunca fueron aclaradas.

Las abrumadoras cifras están acompañadas de más buenas noticias para el Ejecutivo Nacional. El 68,9% aprueba su gestión de gobierno y su imagen positiva superó el 70%. Además, sus contrincantes parecen no amenazar el triunfo. Hermes Binner segundea a la Presidenta con el 13,2% de intención de voto. Después siguen Ricardo Alfonsín 9,0%, Eduardo Duhalde 6,8% y Alberto Rodríguez Saá con el 5,2%. Elisa Carrió alcanzaría el 1,1% de los votos.

En Capital Federal, otra encuesta confiable marca que hoy Fernández de Kirchner tiene una intención de voto del 35,6%, cuando en agosto obtuvo el 30,08% en las elecciones Primarias. A este crecimiento, la oposición responde con silencio, sin confrontar con la favorita de la mayoría. La nueva moda de la propaganda política de los opositores se esfuerza en remarcar que “a ella también” le conviene que ellos existan. Es que cualquier denuncia o crítica al modelo puede ser interpretado como un ataque personal u ofensa y nadie quiere ser el malo de la película, cuando el papel del bueno ya fue asignado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...