Si fuera cierto lo que afirma el Indec, que los trabajadores mejoraron sus remuneraciones en relación con la “consagrada” aritmética oficial inflacionaria del 9,7%, también sería verdadero esto: hay 22 firmas que pueden remarcar hasta un dígito toda la mercadería que consideran indispensable para el consumo masivo, lo que hace que los salarios pierdan evolución. La variable central de la economía de mercado es el consumo y una parte integral de este es el trabajo. En Argentina, el índice de salario ha comenzado a perder variaciones favorables porque lo que se gana en las paritarias se lo pierde en las escalas de precios acordadas entre fabricantes y Secretaría de Comercio Interior.

Mañana, como mes a mes se viene comprobando que los precios altos volatilizan las subas salariales, la Cámara de Diputados dará a conocer la llamada inflación Congreso, la no oficial. Esta información está proporcionada desde junio pasado. La inflación Congreso para octubre habría sido 1,5%. A entender de las consultoras que la elaboran, ese guarismo se debería a una desaceleración del consumo.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...