Las investigaciones del genial David Antonio Sorich han puesto fin a muchos enigmas de nuestra historia. Docente e investigador, sus pesquisas han logrado dar respuestas a preguntas que parecían condenadas a no encontrarse. Licenciado en Historia, es reconocido por su esfuerzo. Su trabajo es minucioso, aunque casi siempre se ramifique hacia cursos de finales misteriosos.
A pesar de haber intervenido en temas tan cruciales como la bandera de Salta, Sorich es poco conocido fuera de los círculos intelectuales. A una de sus averiguaciones le debemos la resolución final a una incógnita que enfrentó a salteños y tucumanos: ¿dónde nació Lola Mora?
Las apabullantes pruebas de Sorich deberían haber desbancado lo que hasta ahora se repetía sin investigar: que la escultora era natural de Trancas, en Tucumán. Pero Sorich encontró documentos del Archivo General de la Nación acerca del primer censo nacional, donde figura Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández, nacida en El Tala, Salta, el 17 de noviembre de 1866.
El pasado jueves 17 de noviembre, el “doodle” del buscador Google estuvo dedicado a Lola Mora, por el día del escultor y las artes plásticas. Y cuando se asentaba el cursor en “el dibujito”, una información surgía: “Lola Mora, escultora nacida en El Tala y muerta en Buenos Aires”. Hasta los más ignotos portales siguieron repitiendo, con liviandad, el error. Los encargados salteños de oficializar esta información dejaron pasar los hechos. Aunque hasta la casa donde nació Lola Mora en El Tala, fue declarada recientemente como Monumento Nacional, gracias a las pruebas aportadas por Sorich.
Las pesquisas históricas son el ámbito natural de Antonio Sorich. No es raro encontrarlo en algún archivo, desempolvando documentos e ideas preconcebidas. Y, como las “mamushkas” rusas, cada nuevo descubrimiento guarda escondido dentro, otro descubrimiento más. Y ése otro, y ése otro, y así, sucesivamente.
“Empecé en el 93 con Lola Mora. Estudiaba en Rosario de Santa Fe, donde se dispersan varias de sus obras. Alguien dijo que Lola Mora era salteña. Bueno, a mí eso me quedó”, cuenta Sorich. En el 94 volvió a Salta y siguió recuperando material. Recién en el 97 dio con un documento contundente: el Primer Censo de la Provincia de Salta. “Ahí está toda la familia Mora Vega. Y entre ellos, Lola Mora, de tres años de edad. En ese instante sentí que cerraba una discusión de años”, cuenta el historiador. El Censo comenzó en julio de 1865 y terminó en marzo del 1866, bajo la presidencia de Sarmiento. “Sólo el 8 % de la población sabía leer y escribir”, detalló Sorich.
La pesquisa no dejó ningún cabo suelto: “Siempre fue un misterio el segundo nombre detrás de la sigla “C”, con la que firmaba la artista. Pero descubro el acta de confirmación de 1874, que “C” era por “Candelaria”, homónimo del departamento de donde es El Tala. Como varios nacidos ahí y que llevan el nombre de “Candelarios” y “Candelarias”. Ese mismo documento me llevó a comprobar que la parroquia de Trancas, incluso la iglesia Matriz de Tucumán, dependían de Salta. Por esa pertenencia era común cruzar el río y anotar al bebé en Trancas, porque El Tala no tenía parroquia. Todos los chiquitos La Candelaria estaban asentados ahí”.
Para Sorich, una investigación comienza y termina con una pregunta. “Hay que revisar continuamente la historia y sus fuentes. Hay nuevas corrientes de historiografía que proponen la revisión de todo. El desafío es que nada queda cerrado del todo. A mis alumnos trato de hacerles comprender que la investigación y la refutación son das armas esenciales para la búsqueda histórica”.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

¿Para qué vas a usar el aguinaldo?

Vacaciones
Pagar deuda
Consumo
Ahorro
ver resultados

Importante ahora

cargando...