Tolar Grande, el pequeño poblado andino distante a 380 kilómetros de la ciudad de Salta, comenzó a recibir las estructuras del primer observatorio astronómico del cordón del Macón. Entre las piezas que llegaron en cuatro camiones están los componentes de la cúpula de 8 metros de diámetro fabricada en Córdoba para el proyecto “Nawi Puna”.
Se trata de una iniciativa que ensamblará investigaciones astronómicas con atractivos paisajísticos, naturales y culturales, a partir de una propuesta del Instituto de Astronomía Teórica y Experimental (IATE) apoyada por el Ministerio de Ciencia y Técnica de la Nación, el Consejo Federal del sector (Cofecit), el Conicet y la Provincia.
En esa zona de la Puna, se dispusieron en comodato 2.500 hectáreas para la instalación de proyectos astronómicos ópticos, precisó José Viramonte, titular de la Fundación Capacitar del Noa y representante de Ciencia y Técnica de la Provincia, tras resaltar las óptimas condiciones que ofrece Tolar Grande para investigaciones de este campo científico.
El proyecto “Nawi Puna” comenzará a operar con un telescopio de 40 centímetros, pero el IATE, centro de investigación dirigido por Diego García Lambas, proyecta emplazar otro de 1,5 metros de diámetro en marzo o abril de 2012.
El grupo científico se propuso como desafío la operación remota del observatorio que se instalará en el Macón, a 4.665 metros sobre el nivel del mar. Para ello, la cúpula fue preparada para incorporar la robotización que operará con el telescopio.
El proyecto “Nawi Puna” prevé la puesta en funcionamiento de un Centro de Interpretación en Tolar Grande. La idea es que el pueblo sume a su oferta turística un espacio de exposición de material astronómico y de la tierra para la interpretación del cielo y de la geología de la Puna. Estas instalaciones, que se encuentran casi terminadas, contarán con un telescopio de menor dimensión y podrán ser visitadas día y noche.
 

Rusos emplazarían otro complejo

Cerca del observatorio que comenzó a instalar el IATE en las estribaciones del Macón, está proyectado el emplazamiento de otro complejo telescopio, en el marco de un proyecto impulsado por la Academia de la Ciencia de Rusia.
El segundo observatorio previsto en Tolar Grande apunta al estudio, identificación y seguimiento de asteroides y objetos artificiales que orbitan la tierra y se consideran potencialmente peligrosos.
El instituto científico de Moscú también opera una de las mayores redes internacionales de rastreo y seguimiento de la denominada chatarra o basura espacial, un problema que plantea crecientes riesgos, preocupaciones y desafíos.
Los científicos rusos que relevaron meses atrás el sitio por el que ya se firmó un acta de entendimiento con instituciones argentinas, crearon y dirigen el proyecto Pulkon, una red internacional de radiotelescopios de baja frecuencia (LFVN).
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...