El padre Diego Calvisi, fundador del Hogar de Niños Santa Teresita del Niño Jesús, de Orán, es uno de los sacerdotes que dejó su huella y su testimonio en la Diócesis de esta ciudad.

En agosto se inauguró un monumento en su honor, emplazado en el Hogar. En la oportunidad se subrayó el significado que tiene el homenaje por la labor evangelizadora de este sacerdote, quien de sus 91 años dedicó 30 al servicio de los niños más necesitados.

El padre Diego es un ser especial que ha dedicado toda su vida al servicio de los demás. Algunos a su edad se jubilan, pero él sigue cuidando espiritual y económicamente a las Hermanas Concepcionistas.

Siempre busca la ocasión para confesar, la gente lo define como “un santo”.

El Hogar es sólo una pequeña parte de su obra caritativa.

Su llegada a la Argentina

El padre Diego llegó a Buenos Aires en 1980, hace más de treinta años, y en ese tiempo desplegó una actividad inagotable, fue iniciador de muchas comunidades que hoy son parroquias, se lo vio en Villa Saavedra de Tartagal, en B§ Aeroparque de Orán, en Yrigoyen, en los cerros de San Andrés. También construyó templos por toda la extensión de la Diócesis de Orán y fue vicario general de todos los obispos de la Diócesis norteña.

Trajo desde su Cerdeña natal a otro intrépido y formidable misionero, el padre Andrés Buttu, solo superado en su empeño por su mentor y maestro, el mismísimo padre Diego. Muy sensible en lo social, fue capellán del hospital San Vicente de Paúl, donde vivía; fundó el Hogar de Niños de la congregación Santa Teresita; participó activamente en la resolución de muchos conflictos en la zona, como los reclamos de los pobladores de San Andrés, los piquetes de Mosconi, las negociaciones tensas en la Municipalidad de Orán por conflictos gremiales-laborales, entre otras actividades.

Fue formador de sacerdotes, pues los recibía apenas ordenados en su parroquia y les enseñaba con el ejemplo.

Actualmente el padre Diego es capellán de las Hermanas Concepcionistas Franciscanas de Orán, donde fundó el hogar para sacerdotes ancianos y, últimamente, un espacio de retiro y soledad para sacerdotes, que llamó “Betania del Sagrado Corazón”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...