Carta de Lectores

Policías casi indefensos

Leyendo declaraciones de funcionarios locales, me di cuenta de algunas cosas, por ejemplo, la reglamentación de procedimiento policial de Salta prohíbe, salvo casos especiales, que el personal cumpla sus funciones con cartucho en recámara, como se dice “bala en boca”, y que, asimismo, desenfunde. Al parecer entienden que si desenfunda ya está en condiciones de efectuar un disparo y les puedo asegurar que no es así ya que la situación es más compleja de lo que suenan las palabras.

Ante un peligro inminente el policía primero debe desenfundar, luego accionar la corredera usando ambas manos, después apuntar y recién allí podrá hacer “fuego”.

Entonces es posible plantearse: ¿tendrá tiempo de hacer todos estos movimientos antes de recibir un “tiro” él u otra persona de parte del delincuente armado con arma de fuego?

Justamente para obviar estos pasos la Policía es provista con las pistolas Bersa 9 mm. que cuentan con la seguridad que brinda el sistema Dickoker, para tener “bala en recámara” y así desenfundar y disparar. La diferencia para el policía en la calle entre vivir o morir se trata de segundos; merecen contar, entonces, con esos breves instantes a su favor.

No solo se previene y disuade con un arma en la mano, cuenta mucho la actitud, no es lo mismo llevar la mano cerca del arma que los pulgares enganchados al chaleco antibalas cerca del “cogote”, mejor dicho la barbilla.

Ante la duda, pregunten, observen la técnica y seguro analizarán el resultado.

Si están cambiando tantas leyes y reglamentaciones para proteger a los indefensos, pienso que el policía en la actualidad, también lo está ante la delincuencia armada que no tiene “asco” en usar una pistola o un revólver, igual al que llevaba un menor días pasados.

Abel Nicanor Cuyupari Bº San Ignacio - Salta

Ediciones Anteriores

Enero de 2017

L M M J V S D
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
cargando...