La repentina salida de David Petraeus como director de la CIA generó sorpresa. Y ahora sus declaraciones, en las que contradice la versión oficial dada por la administración del presidente de EEUU Barack Obama, sobre un atentado ocurrido en Bengasi (Libia) en septiembre pasado, en el que murió el embajador norteamericano en ese país, dejaron muy mal parado al mandatario estadounidense.

El exdirector de la Agencia Central de Inteligencia aseguró ayer que tras producirse el ataque contra el consulado estadounidense en Bengasi el pasado 11 de septiembre, que acabó con la vida del embajador Christopher Stevens, enseguida supo que se trataba de un atentado terrorista cometido por milicianos vinculados a Al Qaeda. La declaración de Petraeus pone en entredicho la gestión de la crisis por parte de la administración del presidente Barack Obama, que cinco días después del asalto a la sede diplomática aún aseguraba que lo ocurrido era un hecho “espontáneo“ provocado por los manifestantes que protestaban por la difusión de una película que ridiculiza la figura del profeta Mahoma.

El Gobierno de EEUU reconoció posteriormente que efectivamente la hipótesis del asalto “espontáneo” era errónea. Los republicanos han acusado a Obama de haber querido ocultar la realidad para no empañar los resultados de su lucha antiterrorista en plena campaña electoral.

En su primera comparecencia parlamentaria tras su dimisión la semana pasada, Petraeus ha asegurado que, desde el principio, tuvo claro que el ataque fue obra de terroristas.

Uno de los parlamentarios presentes en la comparecencia a puerta cerrada de Petraeus, el representante por el estado de Nueva York Peter King, republicano, explicó a la prensa que la declaración del general se ha alejado de la versión de los hechos que dieron al principio las autoridades estadounidenses. “Nos ha dicho que fue un ataque terrorista y que los terroristas estaban implicados desde el principio”, indicó King. “La clara impresión que hemos tenido es que había una abundante cantidad de pruebas de que todo derivaba de una manifestación espontánea y no era un ataque terrorista”, explicó el congresista.

No hizo referencia a su renuncia 

En su intervención ante los miembros electos del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, la primera tras su renuncia a la CIA luego de conocerse la relación extramatrimonial con su biógrafa, Paula Broadwell, David Petraeus no hizo referencia alguna a los motivos de su salida del organismo de inteligencia, aunque sí ha dicho que “lamenta” la situación.

Sobre este tema, el congresista republicano Peter King ha dicho que siempre le ha gustado Petraeus y que se siente mal por su dimisión. “Era un soldado fuerte. Era muy profesional, muy informado”, ha destacado. “Es una persona íntegra. Le considero un amigo, lo que me ha hecho difícil interrogarle”, señaló el legislador.

Los republicanos, que tienen mayoría en la cámara baja y son minoría en la alta, querían saber por qué el gobierno de Obama sostuvo durante varios días que el incidente fue una manifestación espontánea que se tornó violenta, en lugar del ataque terrorista que parece que fue desde el principio.

Petraeus visitó Libia recientemente y “su evaluación y lo que encontró sobre el terreno es absolutamente crucial para reconstruir la imagen de lo que ocurrió durante y después del incidente”, consideró por su parte, el senador republicano Richard Burr.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...