Ningún vecino recuerda que hayan organizado manifestación alguna por las calles de Isla de Cañas. Sin embargo, ayer la plaza Evita despertó de su largo ensueño y fue alterada por bombas de estruendo, bombos y redoblantes en protesta por 14 trabajadores municipales de planta permanente que el intendente del lugar, Rafael Quispe, despidió el 21 de diciembre de 2011.

El flamante jefe comunal acababa de asumir el 10 de diciembre y pocos días antes de las fiestas de Fin de Año dejaba a 14 familias sin salarios, que arrancaban desde los 500 pesos y no llegaban a 1.700.

El Ministerio de Trabajo había dictado la conciliación obligatoria, que venció ayer 24 de febrero, por lo que se hicieron presentes en el pueblo el secretario gremial de UPCN, Oscar Ibarra, y el secretario de finanzas del mismo gremio, Raúl Torres, para buscar una solución con el intendente.

La actitud del intendente

El jefe comunal se mostró totalmente intransigente y no recibió a nadie. Ni los trabajadores ni los representantes sindicales fueron escuchados por Quispe.

A las 7 las bombas se hicieron escuchar y una improvisada murga comenzó a taladrar los oídos de la plaza central.

A las 9 el presidente del Concejo Deliberante, Joaquín Ocampo, convocó a los gremialistas y a los dos restantes ediles para una reunión extraordinaria con el fin de buscar una alternativa.

Las discusiones entre la oficialista María Cavana y el opositor Tito Saúl Aramayo fueron infructuosas.

Ocampo se adueñó de la situación y propuso la moción de convocar de urgencia al ejecutivo frente al cuerpo legislativo y los delegados de los trabajadores.

El intendente nuevamente alegó estar realizando otras tareas más importantes.

Así las cosas, llegó el mediodía con una olla popular para las más de cincuenta personas que estaban protestando en la calle.

En el transcurso de la mañana se sumaron a la protesta las familias de 6 mujeres que el jueves último recibieron la notificación de que quedaban sin trabajo por decisión municipal. Ellas trabajaban de ordenanzas en la escuela Santiago de Compostela y en la técnica del lugar.

La continuidad

El concejal Ocampo dijo que exigirá la presencia del intendente para que brinde respuestas acerca del caso, sobre la cantidad de personal municipal, coparticipación y gastos. Aseguró que irá hasta las últimas consecuencias y de continuar Quispe con la intransigencia, pedirá su destitución al frente del Ejecutivo.

Por otro lado, los representantes de UPCN dijeron que trasladarán la protesta a Salta capital, donde exigirán que las autoridades legislativas citen al jefe comunal para dar explicaciones. La marcha está prevista para el lunes 5 de marzo frente a la Legislatura provincial.

.

.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...