Lionel Messi, el crack del seleccionado argentino y del Barcelona, revoluciona casi todos los lugares que pisa, pero si se trata de una ciudad tan tranquila como Berna, el contraste es notable.
 ‘‘Messi revolucionó la ciudad. (El tenista Roger) Federer camina por la calle y no más de tres personas le piden autógrafos. Grupos como Red Hot Chilli Peppers o AC/DC no juntaron tanta gente en un hotel. Nunca vi algo así’’, contó una chilena que vive en Berna. 

De esa forma, el micro que trasladaba al seleccionado al estadio para el choque con Suiza se estacionó a las 16 hora local en la puerta del hotel Schweizerhof y, aunque recién saldría tres horas más tarde, más de 500 personas esperaban desde entonces la salida de los argentinos y sobre todo del zurdo rosarino.
 Entre los hinchas y curiosos, unas 100 personas llevaban puesta la camiseta argentina.

La mayoría, con el número 10 y el nombre de Messi en la espalda. Hasta el estadio, la idea era acompañar al micro de los jugadores en caravana de autos. Con bocinazos, como para alterar aún más la calma de la ciudad.
 Hasta Ottmar Hitzfeld, el entrenador de la selección suiza, ya confesó que le pedirá al capitán de su equipo que cambie la casaca con Messi para luego sortearla entre su plantel.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...