El escolta Kobe Bryant salió al campo con una mascara de plástico transparente que le protegió de la fractura que sufre en el tabique nasal y volvió a ser la figura de Los Ángeles Lakers que vencieron por paliza de 104-85 a Minnesota Timberwolves .

Bryant también se olvidó de los efectos que sufrió de una ligera conmoción cerebral que sufrió en el Partido de las Estrellas y consiguió 31 puntos, ocho asistencias y siete rebotes que lo dejaron como líder indiscutible de los Lakers, que ganaron el decimoséptimo partido consecutivo en los duelos con los Timberwolves
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...