En el corto plazo las Letras del Tesoro han sido tentadoras. También el Estado nacional recurrió a ese tipo de mecanismo y así emitió históricamente títulos de deuda pública para su financiación. Su plazo de vencimiento suele ser inferior a 18 meses y presentan la peculiaridad de que se emiten a descuento. Es decir, el suscriptor al comprar paga menos que el valor nominal del título, mientras que en el momento del vencimiento recibe ese valor nominal.

Este menor precio en el momento de la compra es la rentabilidad que ofrece el título. Es una herramienta de financiamiento atractiva para las provincias, ya que permite cubrir desequilibrios de caja de corto plazo. Si el plazo de colocación no excede el año, la emisión no engrosa el endeudamiento provincial. Generalmente, no requiere de afectación de recursos específicos. En los últimos dos años esta herramienta financiera ha sido muy utilizada por la Provincia de Buenos Aires y el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...