En Joaquín V. González hay indignación. El municipio impidió ayer la salida de los carros en los que se trasladaban a chicos de los asentamientos San Antonio, Nueva Esperanza y Facundo Quiroga, hasta una escuela del centro, ubicada a más de 30 cuadras de sus hogares. Pese a la decisión tomada, no se ofreció una segunda opción para que los niños pudieran llegar hasta el centro a estudiar ni un trabajo para los dueños del proyecto.
 

El periodista Ruly Córdoba, de FM Anta, dijo a El Tribuno que la mayoría de los niños no pudo ir a clases, porque no tenían en qué trasladarse, ya que tampoco la comuna les ofreció una solución. “El parque automotor de la Municipalidad es desastroso y aunque no tienen cómo brindarles una alternativa, les sacaron la única posibilidad que tenían de llegar a la escuela”.
 

Además de la falta de recursos económicos para ir a clases, en Anta el clima no ayuda. Ayer, a la hora de ir a la escuela, llovía, condición que se mantiene desde el fin de semana. “Además es un peligro, porque los niños tienen que cruzar una avenida y un paso a nivel que tienen mucho movimiento en la zona, más aún cuando comienzan las cosechas”.
 

El pueblo de Joaquín V. González apoya el emprendimiento de los hermanos Pedro Barría y Exequiel Barrera quienes armaron con un par de carros singulares transportes escolares, en los que trasladaban diariamente a 50 chicos hasta su escuela.
Los niños asistían a la escuela Martín Fierro, ubicada en la zona de la ciudad, que fue cerrada por problemas edilicios. Por ese motivo ahora toman clases en un establecimiento del centro.
 

El Tribuno publicó el sábado pasado, en su página central, el emprendimiento de los hermanos y los esfuerzos que hacen para llevar dinero a su casa. Este diario intentó comunicarse con funcionarios comunales, pero no obtuvo respuestas. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

Para vos, ¿debería volver el boleto en papel?

Importante ahora

cargando...