El gol de la victoria del Toledo por 2 a 1 sobre la filial del Rayo Vallecano tuvo un desahogo especial para sus jugadores, en especial, para Roberto Encinas, quien no dudó en festejar la conquista de su equipo con un efusivo abrazo al árbitro del encuentro, que quedó impávido ante tal situación.

Y no es para menos tamaña alegría. El Toledo es uno de los quince clasificados a la próxima fase de la Segunda División B del fútbol español.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...