“El mejor futuro puede estar en un sistema de pensiones que combine fondos públicos y privados”, así argumenta la Organización Internacional del Trabajo (OIT) su posición respecto a cómo debe ser una jubilación. Y en un llevar la economía laboral a una situación concreta la OIT, agencia de las Naciones Unidades para articular el mundo del Estado, empresa y trabajo, advierte que “los países deberían tener en cuenta muchas ideas antes de elevar la edad de jubilación”.

Al aumentar la edad de la jubilación, los trabajadores mayores necesitarán mejores prestaciones de incapacidad y desempleo. Todo esto figura en un informe titulado: “Pensiones de seguridad social: desarrollo y reforma”, editado por la OIT, de los economistas Colin Gillion, John Turner, Clive Bailey y Denis Latulippe.

Se supone que la OIT, en este texto que data del 2000, refleja el pensamiento desarrollista de igualdad social para el crecimiento económico de las Naciones Unidas.

Pero en las “viña del Señor hay de todo”, es decir en el sistema mundial de organismos multilaterales existen diferencias. Y así es como el Fondo Monetario Internacional (FMI) no pertenece a las Naciones Unidades maneja otros paradigma en asuntos previsionales. Sus economistas Todd Groome (jefe de División), Nicolas Blancher (economista principal) y Parmeshwar Ramlogan (oficial de proyectos especiales del Departamento de Mercados Internacionales de Capital), en 2006, hicieron recomendaciones contrarias a la OIT sobre la edad de jubilación.

Insisten que el envejecimiento es un “riesgo” financiero para el equilibrio de las finanzas mundiales; por lo tanto, hay que prolongar la edad laboral y aumentar la edad de jubilación. Estamos en el match OIT versus FMI. Ganó hasta ahora el FMI.

En Europa ya se redujeron las jubilaciones que se pagan y aumentaron la edad para percibirla. Los tres economistas del FMI, presidido por Christine Lagarde, acaban de influir para que el organismo pida lo mismo a Argentina.

 Vejez y el Fondo

El FMI hace hincapié en que la longevidad resulta un asunto también fiscal. La vejez es un riesgo financiero para los gobiernos y la Argentina aún no piensa bajar ese “riesgo”, aumentando la edad jubilatoria.

El titular del Anses, Diego Bossio, acaba de contestarle al Fondo que no se extenderá en el país la edad para jubilarse porque hay una decisión de lograr la inclusión social por medio de la seguridad provisional. Así el Fondo habla del riesgo de vejez, de riesgo país, riesgo ambiental, riesgo laboral y una serie de infortunios que recomienda no pasarlos para no aumentar los costos fiscales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...