Frontal, sanguíneo, sin pelos en la lengua ni rodeos. Ese es el genuino Matías Ceballos “made in Santa Fe” y adoptado en barrio norte. El mediocampista del cuervo nunca tiene medias tintas cuando tiene que declarar, como tampoco las porta en una cancha a la hora de jugar al fútbol. En el fondo de la avenida Entre Ríos fue amado y odiado. Sin dudas, es uno de los jugadores de mayor riqueza técnica del fútbol salteño y, cuando se ilumina, marca diferencias en la categoría; sin embargo, sus irregularidades y sus lagunas también lo han sometido a la lupa rigurosa de los hinchas de Central.

Ceballos tiene todas las ganas de quedarse a pelear en el nuevo cuervo que intenta rearmar Hubert Piozzi para la próxima temporada. Sin embargo, lo que le ofrecen le parece poco y no lo convence. Es que el nuevo Matías hoy pone como prioridad su futuro económico, su bienestar y su vivienda. Y como si fuera poco, en el medio apareció como una dulce tentación Gimnasia y Tiro, junto a un obsesionado Víctor Riggio que quiere llevárselo al albo a como dé lugar.

El santafesino recibió ayer una oferta poco convincente de la dirigencia para que siga en Central, pero el volante les manifestó que se tomará unos días para analizar la propuesta. “Yo les propuse una plata y ellos me dijeron que era mucho y me ofrecieron otra. La realidad es que Gimnasia y Tiro me ofrece un 30 por ciento más con casa incluida. Sé que los dirigentes cuidan la economía de Central, pero yo cuido la mía. Me dijeron que estoy en los planes de Central, pero fueron claros: que agarre o que busque algo mejor. La verdad, no sé dónde me veré jugando. No me veo jugando en ningún lado, porque con nadie arreglé nada”, manifestó con sinceridad el jugador.

Por otra parte, Ceballos aclaró que priorizará una hipotética oferta del Nacional B (existe un interés de Atlético Tucumán) en caso de concretarse. “Lógicamente, todo jugador de Argentino A quiere ascender o cambiar de categoría. Estaba muy ilusionado por ascender con Central en esta etapa que pasó, uno siempre trata de aspirar a más, de tener otra posibilidad, de progresar, de jugar en un Nacional B”, reconoció el futbolista, quien luego consideró que todavía no cumplió su ciclo en Central Norte. Tanto yo a Central como el club a mí, nos dimos mucho. El ciclo no se termina nunca. Yo al club le tengo mucho respeto y estamos tratando de encontrarle la vuelta para poder arreglar y seguir”, señaló.

“Los dirigentes quieren que yo siga, pero estoy viendo lo que me conviene a mí. Ellos velan por la economía del club, pero yo también quiero velar por la mía. Los jugadores tenemos que ser inteligentes y saber que también jugamos al fútbol por plata”, expresó el mediocampista, como una manera de dejar sentado que la prioridad estará en su propio bolsillo más que en el profeso sentimiento.

En cuanto al tentador ofrecimiento y la posibilidad, no descartada por el jugador, de desembarcar en el club de la Vicente López, negó sentirse condicionado en caso de concretar su posible cambio de vereda.

“Ya estuve en Gimnasia y sé cómo es esto. Hoy podés andar bárbaro y te aplauden. Si ando bien, por más que juegue donde juegue, en Gimnasia o en Central, me van a reconocer. Seguramente hay gente de Gimnasia que no me querrá y otros que sí, pero todo depende del jugador. Pasa como en Central. Si hago mal las cosas, me putean, y si las hago bien, me van a aplaudir. Es así”, opinó.

Ceballos volvió a anteponer sus prioridades de vida por sobre cualquier club, y para ello realizó una elocuente y gráfica comparación.

“Cuando nosotros, los jugadores, queramos comprar un terreno, no va a venir ningún hincha de Central y nos lo va a regalar. Hoy todo es plata y nosotros jugamos por eso. A mí, llegar a ser profesional me costó muchísimo, muchas horas y mucho sacrificio de mis padres. Hoy a eso lo quiero hacer valorar para tener, al menos, un lugar donde vivir”, expresó el centrocampista azabache con futuro incierto.

Para el final, Ceballos dejó una frase que resume su incertidumbre y el hecho de sentirse pocas veces valorado. “No soy prioridad para los dirigentes. Yo soy uno más. Hoy la prioridad en el plantel la tiene Mariano Maino, eso está muy claro. Pero yo no. A mí me lo hacen sentir, y yo me siento también uno más”, concluyó.

 

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Cómo va a terminar el clásico entre Juventud y Gimnasia y Tiro?

Gana el santo
Gana el albo
Empate
ver resultados

Importante ahora

cargando...