En su campaña de resocialización de los presos, el jefe del Servicio Penitenciario Federal (SPF), Víctor Hortel, apeló a todos los recursos. El lunes 2 de julio, durante un festival de rock que se llevó a cabo en el penal de Devoto, se disfrazó del Hombre Araña para entretener a los hijos de los detenidos. No fue el único funcionario que se plegó a la original idea. Enfundado en el traje de Mickey Mouse estuvo presente el Director General de Régimen Correccional, Juan Natello. Otros integrantes de la cúpula del SPF se probaron los disfraces de Batman, Robin y hasta del muñeco Barney.
Aquella tarde se desarrolló un festival en uno de los patios internos de Devoto. Además de las autoridades del SPF y de unos 300 internos, participaron familiares y grupos musicales como Los Parraleños. Al final del acto, se sortearon bicicletas y otros premios.
‘Obviamente estamos definidos en términos de apostar a la inclusión y a la actividad cultural‘, dijo Hortel esa tarde al ser entrevistado por la televisión pública. Su idea de la fiesta de disfraces no cayó nada bien entre los directivos del Servicio que participaron.
Hortel, a cargo del SPF desde abril de 2011, fue denunciado ante la Justicia por el diputado Carlos Comi (CC) y está en el ojo de tormenta tras la investigación que reveló que varios presos participaron en eventos políticos disfrazados de culturales. Los casos más resonantes son los del músico Eduardo Vásquez, condenado a 18 años por el crimen de Wanda Taddei, y el barra de River Rubén ‘Oveja‘ Pintos, con perpetua por el asesinato de Gonzalo Acro.
Hoy el diario Clarín reveló que el funcionario le borró un sumario disciplinario a uno de los reclusos que fue a actos kirchneristas, Jorge Salcedo, condenado por dos robos y alojado en Ezeiza.

Fuente: Clarín

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...