¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

14°
14 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Lo que dijeron los cuatro imputados al magistrado

Viernes, 28 de septiembre de 2012 21:52

Al ser indagado por el juez Miguel Medina, el subalcaide Jorge Medina Escobar negó los excesos imputados por el interno Luis Aguilar, y afirmó que, desde que egresó como oficial del Servicio Penitenciario, respetó la dignidad y los derechos humanos de todos los internos. Señaló que antes de asumir su función en el penal de Gemes, se desempeñó en la Unidad 7 de Chaco y en la 16 de Cerrillos, sin una denuncia o causa por este tipo de hechos.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Al ser indagado por el juez Miguel Medina, el subalcaide Jorge Medina Escobar negó los excesos imputados por el interno Luis Aguilar, y afirmó que, desde que egresó como oficial del Servicio Penitenciario, respetó la dignidad y los derechos humanos de todos los internos. Señaló que antes de asumir su función en el penal de Gemes, se desempeñó en la Unidad 7 de Chaco y en la 16 de Cerrillos, sin una denuncia o causa por este tipo de hechos.

El adjutor Hernán Bogado, manifestó al magistrado federal que, como jefe de turno del Sector Masculino de la cárcel de Gemes, no recordaba que Aguilar se encontrara en algún momento en huelga de hambre, haber protagonizado algún incidente con él y mucho menos haber actuado de forma incorrecta como oficial del Servicio Penitenciario.

A su turno, Javier Corregidor, en su condición de subayudante del Complejo Federal Penitenciario del NOA, dijo que en una ocasión Aguilar debió ser trasladado a la enfermería para un control de peso, y que recordaba la presencia de Medina Escobar, Rojas y Bogado junto al interno, a quien hablaron y ayudaron en buenos términos.

Finalmente, el subalcaide Ricardo Rojas declaró que la mañana de los hechos Aguilar necesitaba se llevado a la enfermería, puesto que llevaba varios días en huelga de hambre, y que por razones humanitarias se decidió llamar al enfermero para que viniera con una silla de ruedas a esperarlo en la puerta del pabellón. Dijo que, mientras tanto, junto a Medina Escobar y Bogado subieron a la planta alta y ayudaron a bajar lentamente al recluso, privilegiando su salud, tras lo cual regresaron todos a sus obligaciones.

Con todos estos elementos, el juez Medina dispuso los procesamientos que, una vez más, pusieron a la ciudad de Gemes en el tapete, en relación con el trato a personas privadas de libertad.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD