La llegada de Salvador Ragusa a Gimnasia y Tiro no se hizo esperar. La veloz contratación contrastó sustancialmente con la lenta y extensa agonía que significó la salida de Víctor Riggio del cargo de entrenador.

Como para quedar a tono con la vorágine actual del fútbol, que determina la salida o continuidad de los técnicos de acuerdo a los resultados, el nacimiento de lo que será el “rodaje” del quinto episodio del Profe en el club de la Vicente López comenzó a gestarse en “cámara rápida”: Ragusa fue despedido de Central Córdoba la tarde del lunes. En la noche de ese mismo día agitado Riggio consensuó con la dirigencia su salida de Gimnasia e inmediatamente surgió el nombre del reemplazante. De manera tal que en la mañana de ayer los integrantes de la subcomisión de fútbol acordaron con el estratega rosarino su regreso al millonario y las condiciones económicas. El conductor del último ascenso del albo no dudó en volver al lugar que siempre consideró su “propia casa”, pese a que, según se supo, barajaba dos tentadoras propuestas más (una del Argentino A y otra de la B Nacional).

Ragusa tuvo que viajar a Rosario por cuestiones personales y para compartir un día con el flamante integrante de la familia Ragusa: su nieto Valentino. Hoy por la mañana arribará a Santiago del Estero, donde se reunirá con el presidente del ferro santiagueño (Francisco Pece) para terminar de finiquitar su desvinculación y luego se trasladará en automóvil a Salta.

Y a las 17 será presentado como nuevo DT en el Gigante, donde comandará su primera práctica.

A diferencia de sus anteriores ciclos en Gimnasia, Ragusa esta vez se hará cargo un plantel armado y sin la posibilidad de arrancar de cero, y tomará un auténtico “hierro caliente”. Hoy el albo está penúltimo en la tabla y solo dos unidades por encima de Central Norte, aunque la realidad de un torneo muy parejo también indica que se halla a tres puntos de la zona de clasificación.

El profe Ragusa tendrá la dura misión de torcer el rumbo y provocar un golpe anímico en un plantel muy golpeado. El comienzo oficial de su quinto episodio será el domingo -a las 17- frente a Guaraní Antonio Franco en el Gigante del Norte.

  El misterio del colaborador

Dada la actual acefalía en Gimnasia y Tiro luego de la salida de Víctor Riggio de la conducción técnica, fue otra vez Víctor Cuéllar el que cubrió el bache en el albo y se hizo cargo de un brevísimo interinato (un día) al frente del plantel millonario. Vicky integrará el cuerpo técnico de Salvador Ragusa en el quinto ciclo del entrenador en Gimnasia y seguirá haciéndose cargo de la faz física del grupo de futbolistas, como lo viene haciendo casi ininterrumpidamente desde hace siete años.
Pero la gran incertidumbre por estas horas tiene que ver con el ayudante de campo que acompañará al rosarino. Una alternativa es Raúl Olarte, quien supo acompañar al Profe en la campaña del ascenso en 2011, aunque también pide pista Luis Rueda, quien manifestó en más de una oportunidad sus ganas de dirigir y un rol de colaborador no sería un mal comienzo. El DT ya tiene el nombre, pero lo definirá con la dirigencia una vez instalado en Salt

Riggio: adiós y bienvenida

Como suele suceder muchas veces, tras una puerta que se cierra, otra se abre. Esto es lo que sucedió con Víctor Alfredo Riggio, quien la noche del lunes consensuó su salida de Gimnasia y Tiro. El Tano Riggio tiene casi todo acordado para dirigir a Central Córdoba de Santiago del Estero, club que acaba de despedir -causal o casualmente- al mismísimo Salvador Ragusa dentro de este “enroque” de piezas. Si bien el Tano tenía pensado hacer una pausa luego de sus traumáticos últimos días en el albo, la insistencia de su principal colaborador, Ricardo Carnielli, lo habría hecho acelerar sus negociaciones con el ferro santiagueño.
Horas después de dejar su cargo en el club de la Vicente López, Riggio protagonizó una íntima y emotiva despedida con su ahora exgrupo de jugadores con una breve charla final en el vestuario, antes del entrenamiento que realizó el albo en horas de la mañana en el Gigante del Norte y que estuvo comandado por el PF Víctor Cuéllar de manera interina (consistió en trabajos regenerativos y fútbol reducido, en dos grupos).
Varios integrantes del plantel expresaron su tristeza tras la partida del Tano, pero también es cierto que algunos no miraron con malos ojos su salida. Más allá de sus errores en la conducción y del juicio constante de una gran porción de hinchas de Gimnasia, el saliente entrenador realizó una gestión altamente positiva en la temporada pasada, alcanzando el récord de siete victorias al hilo en la primera rueda y fogueando valores juveniles, uno de los cuales (Esteban Burgos) fue vendido por el club

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...