El delantero argentino de la Juventus de Italia, Carlos Tévez, sorprendió con riquísimas declaraciones que dejan mucho para pensar sobre la importancia del fútbol como actor social y como polo de contención de miles de niños sumergidos en la pobreza. Afirmó que el fútbol lo “salvó de otras cosas”, mientras que otros amigos suyos “decidieron otra vida a los 14 años”, en clara referencia al camino de la delincuencia.

“Cuando un chico se dedica de lleno al fútbol, no tiene oportunidad de pensar en otras cosas y hasta se olvida de la pobreza”, manifestó el delantero de 29 años, en una entrevista a un medio italiano. Tévez dijo que en su barrio, Fuerte Apache, su primera pelota “fue de trapo, no había dinero para comprar una de cuero”.

El exdelantero de Boca, Corinthians, West Ham, Manchester United y Manchester City indicó que el fútbol le hizo “olvidar de la pobreza. Yo fui afortunado de elegir el camino del fútbol; lamentablemente, mi mejor amigo decidió elegir otra vida a los 14 años”, añadió el Apache.

Tévez expresó que “el fútbol siempre fue mi sueño y la familia fue fundamental en la elección No terminé mis estudios para dedicarme de lleno a este juego. En las villas se comparte el mismo código, la misma alegría; a mí si me invitan a jugar hoy un partido en mi barrio, no dudo en ir”.

En relación con las cicatrices que luce en su cuello, producto de un accidente doméstico en su infancia cuando se quemó con agua caliente, Carlitos Tévez señaló: “Podría arreglarme la cara, pero lo importante es lo que un ser humano lleva adentro, no el aspecto exterior”.

Sin lugar a dudas, Carlos Tévez es uno de esos ejemplos más elocuentes de dedicación, sacrificio y amor a la pelota. Desde su más humilde condición hasta el presente glorioso y plagado de lujos en Europa, los “dulces” de la fama no lograron cambiar su ideal y sus valores de vida

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...