Segunda etapa, aunque con expectativas inciertas. Ayer el Gobierno nacional prorrogó hasta fin de año el blanqueo de capitales. Con esta medida el Ejecutivo busca captar dólares que no estaban declarados, aunque en la primera etapa los resultados que obtuvo fueron magros: menos del 10 por ciento de su proyección.

La prórroga, dictada a través del decreto presidencial 1503, dejó en veredas enfrentadas al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno -principal impulsor del blanqueo y su prórroga- y al titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, quien había aconsejado a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner que no extendiera el llamado régimen de exteriorización de capitales no declarados cuyos dos instrumentos principales son los bonos Cedin y Baade.

A la postura de Echegaray se había sumado el senador nacional y el exjefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

La decisión de la jefa de Estado se leyó ayer como un nuevo respaldo a Moreno y también al viceministro de Economía, Axel Kicillof, también proclive a extender por tres meses el blanqueo.

Luego de que el lunes venciera el plazo de la primera etapa, ayer se indicó en el decreto 1503 que se extendía la vigencia del régimen “por razones operativas y con la finalidad de permitir que una mayor cantidad de sujetos interesados puedan exteriorizar sus tenencias y acogerse a los beneficios” de la ley 26.860.

Desde que entró en vigor el pasado 1 de julio y hasta el lunes último, cuando se produjo el vencimiento previsto inicialmente, el plan sumó 341.659.124 de dólares a través de un total de 8.046 operaciones de suscripción de Certificados de Depósitos de Inversión (Cedin). El monto representa el 8,5 por ciento del objetivo que se había propuesto la cartera económica al lanzar el régimen, que eran unos 4.000 millones de dólares.

El blanqueo es una de las herramientas con las que el Gobierno busca captar los dólares que los argentinos tengan en la plaza local y en el exterior.

Con esto pretende apuntalar las reservas del Banco Central que durante los tres primeros meses de vigencia del régimen de exteriorización cayeron 2.159 millones de dólares. Esto se torna estratégico en un año en el que la Argentina debió enfrentar el pago de varios vencimientos de la deuda externa.

El decreto que prorroga la ley 26.860, sancionada en mayo por el Congreso, recuerda que “la referida exteriorización comprende la tenencia de moneda extranjera en el país y en el exterior al 30 de abril de 2013, inclusive”, además de aquella tenencia “que resulte del producido de bienes existentes” a la misma fecha.

Asimismo, el texto destaca que “la exteriorización de capitales permite emplear recursos líquidos ociosos para financiar inversiones productivas y sociales que apuntalen el proceso de crecimiento, profundicen la reindustrialización iniciada en 2003 y permitan la inclusión de vastos sectores de la sociedad”.

 Culpan a bancos por baja adhesión

El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, responsabilizó ayer a los banqueros por el magro resultado alcanzado en el blanqueo de capitales -solo el 8,5% del objetivo de captar 4.000 millones de dólares-, que finalmente fue prorrogado por otros tres meses por la presidenta Cristina de Kirchner.

“Debo ser objetivo y decir que ni en este ni en el anterior blanqueo nos hemos sentido acompañados por los bancos”, sostuvo.

El titular de la AFIP insistió: “Advertimos por parte de los bancos un excesivo resguardo y no se alentaba el programa, generando preocupación por acciones de reportes de operaciones sospechosas”. Echegaray recordó que el blanqueo está destinado a “personas o empresas que han evadido impuestos”, para ponerse en orden “sin costo alguno”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...