Un hombre fue hallado muerto en su vivienda, ubicada en villa Mercedes, en la localidad de Rosario de Lerma. El caso fue caratulado como muerte dudosa. El hecho se produjo ayer por la mañana, alrededor de las 8, luego de que un vecino llamara al 911 para advertir que había observado a un hombre tendido sobre una cama, con una caja en la cabeza, en una casa situada en la calle Portaviones 25 de Mayo al 800. El alertante le aseguró a la Policía que al parecer, se trataba del cadáver de un vecino, al cual no veía hace tiempo por el barrio.

El fiscal de Cerrillos dispuso la intervención del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF).

El occiso fue identificado como Jesús Fabián, de 66 años, y fue encontrado sobre una cama de dos plazas, con los pies en el piso, en estado de putrefacción, Tenía una caja de cartón vacía en la cabeza, según consta en un informe policial.

Los vecinos de villa Mercedes expresaron a El Tribuno: “El tenía problemas de adicción al alcohol. Cobraba una jubilación porque fue empleado tabacalero en su juventud. Solía trabajar como changarín, algunas veces, en el campo. Vivía solo. Hace varios días que no lo veíamos”.

Trascendió que en el lugar del hecho se hallaron botellas y envases tetra brick vacíos.

En tanto, fuentes policiales informaron que “la pieza no estaba violentada, pero no descartamos ninguna hipótesis”.

“Sabemos que la Policía iba a llamar a su hermana. Hace años que ella no lo ve. Él tenía al menos dos hijos que viven en Buenos Aires y en el norte del país, que tampoco lo frecuentaban”, agregaron.

Especialistas expresaron que el deceso se habría producido días atrás, debido a que el cuerpo se encontraba en estado de putrefacción. Los restos fueron trasladados hacia la morgue del hospital San Bernardo para la autopsia, que arrojó como resultado que el hombre falleció por un paro cardiorespiratorio con hematoma subdural temporo parietal derecho.

Fuentes extraoficiales explicaron que el hematoma pudo haber sido producto de un golpe en la parte superior derecha de la cabeza.

 Antes hubo tres casos similares

Tres casos extraños, tres muertes dudosas y similares, ocurrieron anteriormente en Rosario de Lerma y pusieron en vilo a los habitantes.Los vecinos se preguntan por qué un jubilado como Santos Carmen Torres, de 75 años, fue a parar a una acequia del barrio San Bernardo, después de haber cobrado su jubilación en la sucursal del Banco Macro. O cómo Emilio López, un trabajador rural de 72 años, apareció en una acequia cerca de la ruta provincial 23, cuando su bicicleta fue encontrada a dos kilómetros del lugar, donde un vecino lo vio en un camino alejado del canal de riego. Dos semanas atrás Rafael Puca, de 43 años, changarín, había sido encontrado en otro canal de riego sin vida. La autopsia determinó que murió de asfixia por inmersión, pese a que tenía una herida a la altura del cuello de la que nadie habló. Fue encontrado boca abajo, tapado con un buzo y con los pantalones bajos. Se supo que tenía dinero en su poder, pero aún así el hecho terminó siendo caratulado como muerte natural. La población se exaltó aún más cuando se supo que los investigadores que trabajaban en torno al hallazgo de López dijeron: “Era un picherito”. El mismo comentario se escuchó en abril pasado, cuando lograron extraer del canal el cuerpo de Torres.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...