A poco más de 24 horas para revivir un nuevo Superclásico del fútbol argentino, las reservas de River y Boca se pusieron a tono con el marco y jugaron su propio derby. En el predio de Ezeiza, millonarios y xeneizes acapararon la atención de todos los amantes del fútbol y, sobre todo, de uno de los mejores clásicos del mundo.

Con total justicia, el conjunto conducido por Gustavo Zapata se adueñó de la victoria por 1 a 0, mediante un gol anotado por el hijo de Diego Simeone, el entrenador del Atlético Madrid.

Un buen motivo para prenderse a lo que sucedió en este caliente encuentro es que hubo varios jugadores del primer equipo, que por decisiones de Ramón Díaz y Carlos Bianchi no estarán presentes mañana en el Monumental, pero sí sumaron minutos este mediodía para seguir en forma.

Estos son, entre otros, los casos de Jonathan Bottinelli y Giovanni Simone por un lado; y Leandro Paredes del otro. Los de River vienen de estar concentrados para el duelo de mañana, pero casi con seguridad quedarán al margen del banco de los suplentes. En tanto, el enganche de Boca jugó su tercer encuentro consecutivo, luego de la dura lesión ligamentaria en el tobillo, que le produjo una patada de su compañero Agustín Orión.

Tanto River como Boca marchan muy bien en Reserva. El millonario no conoce la derrota hace cinco jornadas (cuatro triunfos y un empate) y le sacó ventaja al xeneize, que cayó tras tres alegrías consecutivas. Ahora, los de Núñez se fueron a 18 unidades y se arrimaron a una del líder Colón. 

El fin de semana comenzó con sonrisa para los millonarios, ¿habrá festejo completo con la Primera o los dirigidos por el Virrey se encargarán de llevarse el más importante?

FUENTE: PLAY FUTBOL.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...