El patito de goma y el juego de ajedrez se ganaron un lugar en el Salón de la Fama del Juguete, ubicado en Rochester, Nueva York, al ser incorporados en la generación 2013. Ambos derrotaron en la competencia a otros 10 finalistas: burbujas, el juego de mesa Clue, Little People de Fisher-Price, los pequeños soldaditos verdes, Magic 8 Ball, Mi Pequeño Pony, juguetes Nerf, el videojuego Pac-Man, las Tortugas Ninja Adolescentes Mutantes y la patineta.

Las encuestas por internet tenían a las Tortugas Ninja y a Mi Pequeño Pony en una posición fuerte, pero al final un comité de selección conformado por 23 expertos, incluidos coleccionistas de juguetes, diseñadores y psicólogos, designó a los ganadores. “Los dos (objetos) incorporados son ejemplos fantásticos de los dos extremos del mundo del juego”, dijo Christopher Bensch, vicepresidente de colecciones de The Strong Museum, que alberga al salón de 15 años de existencia.

“Uno es muy estratégico. Se conduce por las reglas. Es algo que juegan los adultos y tratan de resolver”, señaló Bensch. “Y en el otro extremo está un juguete que es pura diversión. No tiene reglas. Nadie gana ni pierde. Uno lo aprieta, lo pone a flotar; es tan trivial, tan divertido”, dijo.

Cualquier persona puede nominar un juguete par el Salón de la Fama, pero, para avanzar por el proceso de selección y convertirse en finalista, un juguete debe haber alcanzado el estatus de icono, haber sobrevivido a través de generaciones, fomentar aprendizaje, creatividad o descubrimiento, y haber cambiado profundamente el juego o diseño de juguete. “Si existe un juguete que uno pueda llamar clásico, éste es ese juego”, dijo el curador Nicolas Ricketts, cuando presentaba al ajedrez durante una ceremonia en la que se presentaron a los ganadores.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...