A falta de policías y móviles de seguridad, se suman los presos federales que conviven con los detenidos comunes en las comisarías del Valle de Lerma.

Localidades como El Carril, Cerrillos, Rosario de Lerma y La Silleta colman sus precarias celdas con presos con causas por narcotráfico.

Se suman reclamos de legisladores y concejales de las comunidades afectadas, mientras se sigue alojando presos federales. Hasta el momento las peticiones de los vecinos no son escuchadas y las respuestas no aparecen por parte de Ministerio de Seguridad. Es parte de la cargada lista de soluciones exigidas por la población ante el panorama de inseguridad en el Valle de Lerma. Para colmo las comisarías no son nada seguras. Hay varios antecedentes de fugas de los presos comunes.

Serían una veintena los presos federales que están alojados en las comisarías de los pueblos. Esto implica convivencia con detenidos comunes por desórdenes, robos menores o pandilleros, entre otros. Desde la Cámara de Diputados ya enviaron pedidos de informes al Ministerio de Seguridad, pero hasta el momento no hubo respuestas. El destacamento de La Sillleta, Campo Quijano, dispone solo de tres efectivos por turno para un sector de unos 10 mil habitantes. Cuenta con un solo móvil para cubrir una jurisdicción de entre 40 a 60 km. Pero cada vez que es requerido desde la ciudad de Salta para reforzar la seguridad, los vecinos de esta parte del Valle de Lerma quedan sin protección.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...