Cuatro muertos y más de 60 heridos es el balance del descarrilamiento de un tren de pasajeros en el Bronx, en Nueva York, cerca del río Hudson, según informaron las autoridades policiales.

En las primeras imágenes del accidente, que se produjo a las 7.20 hora local, al menos cinco vagones aparecen volcados al lado del río Hudson, cerca de la estación Spuyten Duyvil.

Las autoridades han detallado que hay 11 heridos graves, 6 de consideración y 46 con lesiones leves.

El tren se dirigía desde Poughkeepsie, en el norte del estado, hacia la Grand Central Station de Nueva York y, según las autoridades, viajaban unas setenta personas.

Las imágenes de televisión mostraron a los servicios de emergencia de la Policía y Bomberos tratando de sacar a los pasajeros atrapados aún dentro de los vagones.

Buceadores y embarcaciones de los servicios de emergencia también rastrearon el río por si algunos pasajeros pudieran haber caído a las aguas.

El gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, acudió a la zona del accidente para conocer de primera mano la situación.

El accidente se produjo en una curva muy pronunciada y el tren iba propulsado por una locomotora en su parte trasera, no en la delantera como es habitual, según indicó el canal de televisión local NY1.

Algunos testigos señalaron que el tren podría circular a una velocidad superior a la habitual.

El presidente Autoridad de Transporte Metropolitano de Nueva York (MTA), Thomas Prendergast, señaló en la misma rueda de prensa que ese es uno de los factores que se están investigando, y recalcó que todas las curvas tienen un límite de velocidad.

El conductor del tren descarrilado aseguró a los investigadores que los frenos de la formación no funcionaron. El motorman, cuyas heridas no le hicieron perder la conciencia, explicó que accionó los frenos del tren, pero que la formación no redujo la velocidad como era de esperarse.

Uno de los pasajeros del tren Frank Tatulli, indicó a la WABC-TV que el tren parecía “ir mucho más rápido de lo normal” a la hora de tomar una complicada curva de camino a la estación de Spuyten Duyvil.

Accidente similar en México

Tres operadores murieron luego de que un tren de carga se descarriló y cayó por una barranca en el condado Grant County del sur del estado de Nuevo México, informaron las autoridades policiales que se hicieron presentes en el lugar del siniestro ayer.

El sargento de la policía estatal Oscar Sosa dijo que los tres hombres se encontraban en el interior de la locomotora al momento del accidente, ocurrido en la madrugada de ayer.

Sosa indicó al diario Las Cruces Sun-News, que la locomotora traía ocho vagones mientras viajaban cerca de Bayard, aproximadamente a unos 120,7 kilómetros del lugar del accidente, al noroeste de la ciudad de Las Cruces, cuando se salió de las vías y cayó en una barranca de 12,2 a 15,2 metros de profundidad por causas que se estaban investigando, y los vagones se descarrilaron por la tracción del vehículo tractor.

El tren era operado por Southwestern Railroad y traía una carga de hierro que no es de manejo peligroso, de acuerdo a la información brindada por el gerente de operaciones de la compañía, Chris Grimes.

El periódico reportó que las autoridades aún desconocen la causa del accidente.

Entre los vecinos persiste el temor a un accidente de trenes cargueros que suelen transportar sustancias tóxicas como ocurrió hace unos meses cerca de Canadá.

 

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...