Pediatras sobrecargados, sin tiempo para capacitación y con una remuneración baja. Centros de Salud desbordados y con falencias en la atención. A diario, el Hospital Materno Infantil recibe derivaciones innecesarias. Así, la Sociedad Argentina de Pediatría filial Salta (SAP) describió y manifestó preocupación por la crisis sanitaria. Y remarcaron “la ausencia de un plan de salud y de políticas claras”.

El déficit de médicos pediatras pone en jaque a todo el sistema de salud. Los pacientes del hospitales del interior y del Materno Infantil padecen demoras ante un plantel médico diezmado. Para los profesionales, esta situación se sigue acentuando.

“La actual conducción del Hospital Materno Infantil intenta dar respuesta a todo, cuando debiera hacerlo con un claro perfil de institución de alta complejidad. Responde como un gran centro de salud, y tampoco puede hacerlo satisfactoriamente”, señaló la SAP. El informe fue firmado por el presidente de la filial, Luis Herrera, y de los vicepresidentes, Luis Montiel y Luis Candela.

En uno de los párrafos manifiestan la “ausencia de un plan de salud. Ante la falta de políticas claras, aparece el hospital como una posibilidad concreta de resolución de todos los problemas pediátricos. La atención primaria, en los centros de salud que debiera actuar como primera respuesta falla, tanto en lo asistencial y en lo preventivo”. Agregan que se suma la escasez de recursos humanos e insumos.

“Ante la carencia de pediatras, los profesionales se encuentran con sobrecarga de trabajo. En su jornada laboral no se contempla adecuadamente la capacitación. Trabajan expuestos a un problema legal. Hay un alto índice de profesionales con síndrome de desgaste, una respuesta al estrés crónico interpersonal y emocional”, expuso la SAP.
En esa línea, insistieron en que “cada día se impone una mayor cantidad de actividad asistencial y se restringen las salidas a actividades de formación, de creación de espacios de docencia como reuniones científicas”.

Para la SAP, el Gobierno debe resolver el problema de fondo y no concentrarse en “si los médicos no quieren o no pueden hacer guardia”. Además, expresaron el apoyo a los colegas que reclaman una mayor remuneración.
Sin una formación pediátrica sólida, que a veces se reduce a una pasantía previa, varios profesionales ocupan lugares de alta responsabilidad, indicaron. Así, “el riesgo de atención inadecuada es alto. Aumenta el desprestigio hacia la pediatría y se eleva el gasto en salud. El que no sabe, se siente inseguro y gasta más en prácticas, y medicamento innecesarios”.

La filia Salta de la Sociedad Argentina de Pediatría acentuó que la crisis “es consecuencia lógica de demasiados años de despreocupación tanto ministerial, institucional y hasta profesional, en la que nos incluimos, acerca de la capacitación y renovación generacional de la población de profesionales pediatras de nuestra provincia”. La entidad científica se puso a disposición de las autoridades sanitarias para buscar soluciones desde el punto de vista de la transmisión de experiencia y capacitación para la nueva generación de pediatras. Y esperan que para buscar una salida se opte por el diálogo.

Era un orgullo trabajar en el hospital

La renuncia de cinco jefes del Hospital Materno Infantil dejó en evidencia la crisis que atraviesa la salud en Salta. La SAP remarcó que, ante este panorama, varios profesionales prefieren trabajar en puestos más tranquilos o centros de menor complejidad. “Otros optan por la licencia sin goce de haberes”.

Para la SAP, que los profesionales tomaran algunas de estas medidas “era impensado, ya que representaba un orgullo y satisfacción trabajar en un centro de complejidad como el viejo Hospital de Niños”.

En el documento emitido ayer los profesionales recordaron que ese nosocomio significaba una escuela de médicos, además brindaba tiempos para compartir espacios de reflexión y docencia. “Hasta un café era una manera de enriquecerse en nuestra profesión y en la vida”.

“Hoy se ve que la formación del residente no está supervisada por los propios sistemas del Ministerio de Salud o comité de docencia e investigación del hospital; ni las entidades científicas como la SAP tienen participación. Solo lo hacen en el ingreso a las residencia. A veces, ellos quedan solos a cargo de la atención por la falta de médicos asistentes o de guardia”.

Tras 7 años, ponen fin a la intervención del IPS

Según el Gobierno salteño, “se aplicaron satisfactoriamente diversas medidas tendientes a superar la situación de crisis por la que atravesaba el Instituto Provincial de la Salud de Salta (IPS) y se puso punto final a la intervención administrativa que se había declarado en 2006. En el Boletín Oficial de ayer se nombró a los nuevos directores y se designó a Gabriel Chagra Dib, exinterventor, como presidente.

El funcionario expuso que la obra social logró un equilibrio financiero, se despejaron los problemas con los prestadores y se agilizó la entrega de remedios, sobre todo para pacientes oncológicos.

En el decreto 844 se argumenta que “se puso énfasis en las políticas preventivas mediante la implementación de campañas de detección temprana y tratamiento oportuno”.

Chagra Dib dijo que la legislación actual permite al gobernador designar a los miembros del directorio. “La idea fue contar con una ente plural, con varios sectores”.

En las designaciones del directorio se nombró a Aldo García, titular de la Asociación de Jubilados de Salta; Antonio Pérez, secretario general del Sindicato del Seguro; Héctor Salim, secretario de Gestión Administrativa, y al exdiputado Teodoro Becker. Graciela García quedó como coordinadora general.

Chagra Dib afirmó que en cumplimiento de la legislación el IPS ya estaba en condiciones de ser normalizado. En sus programas, la obra social “apuntará a mejorar el sistema informativo para agilizar los trámites. Queremos llegar a que no tenga que trasladarse a comprar las consultas y todo se haga por internet”. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...