“El hoy papa, Francisco, presidió la celebración del Vía Crucis de la ciudad en los últimos diez años, llevando juntamente con el pueblo la pesada cruz penitencial, que representa el sacrificio de Jesús, y su encuentro con la humanidad. Este año, aunque físicamente no esté presente, sabemos que seguirá estando con nosotros”, afirmó Manuel Pérez Amigo, presidente de la Asociación Amigos de la Avenida de Mayo.

Como es tradicional, el pueblo llevó en andas una cruz penitencial de 15 metros de largo y un peso de 130 kilos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...