El 11 de mayo de 1813 un decreto de la Asamblea Constituyente, aprobaba el Himno Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

El pianoforte de Mariquita Sánchez de Thompson, instrumento en el que fue interpretada por primera vez hace 200 años la marcha patriótica que se constituyó más tarde en el Himno Nacional Argentino, revivió ayer las estrofas épicas en un acto en el Museo Histórico Nacional, en San Telmo. Un colmado auditorio en el Museo Histórico Nacional -en Defensa 1600, Parque Lezama- conmemoró el aniversario con un concierto de autores como Amancio Alcorta y Carlos Guastavino, en los propios pianos de Mariquita Sánchez y Juan Pedro Esnaola.

Con Matías Targhetta al piano y en la voz de la soprano Cecilia Arroyo, revivieron las estrofas del Himno Nacional Argentino, cantadas por los presentes en el auditorio enmarcado por varias escenas históricas, entre ellas, el conocido cuadro de los manuales de Historia, que reproduce la escena en que Mariquita Sánchez canta leyendo una partitura.

Epoca histórica

La directora del Museo Histórico Nacional, Araceli Bellotta, reseñó la época histórica en la que se compuso la marcha patriótica, en plena guerra contra el español Ejército Realista.

“Los museos no son dependencias de cosas viejas sino lugares en los que podemos preservar patrimonios y sujetos que se fueron heredando de generación en generación, para ver estos objetos con vida”, propuso Bellotta.

Por eso, se puede recrear la situación “en el mismo piano en que fueron compuestos los primeros acordes por Blas Parera e interpretadas por primera vez” las estrofas de Vicente López y Planes, en la tertulia de Mariquita Sánchez de Thompson, afirmó.

La escena recreada en 1910 por el pintor chileno Pedro de Subercaseaux muestra a Parera sentado al piano en el que se apoya Remedios de Escalada, y a Mariquita cantando frente a un auditorio en el que se cuentan San Martín y patriotas de Mayo.

El secretario de Cultura, Jorge Cossia, planteó que el bicentenario del Himno es para celebrar pero fundamentalmente para conmemorar, que significa “construir memoria colectiva, para que este capital fabuloso de dos siglos se consolide como un patrimonio que es de todos”.

Bellotta contó que el Himno se cantaba en los fogones de las tropas del revolucionario uruguayo José de “Artigas, lo cantaban los llaneros de Bolívar, y dicen que los negros de Panamá se sentían convocados como Provincias Unidas de Sud, de esa Patria Grande que se atrevía a hablarle al mundo entero”.

“El Himno se le escapó de las manos a la aristocracia y lo tomó el pueblo”, ese pueblo que en la calle lo canta con fervor.

Entonces, la característica sordina del pianoforte -su arpa cromática de cuerdas accionada por un mecanismo de percusión indirecta, a la que se agregan apagadores- prestó base musical al Himno entonado por la soprano y coreado por el público, que recibió además una copia facsímil de la letra original publicada el 14 de mayo de 1813 en la imprenta de Niños Expósitos.

Festival

Un festival de tango y folclore en el auditorio abierto del parque Lezama -con Bruno Arias, Tomás Lipán y la Orquesta Típica de Leopoldo Federico y Susana Rinaldi- coronó la jornada, en una tarde cálida que convocó a vecinos y paseantes al parque de las barrancas que es vértice de los barrios porteños de San Telmo, Barracas y La Boca.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...