René Laurentín es un reconocido sacerdote, teólogo e investigador de las apariciones de la Virgen en el mundo.

El religioso es francés y visitó Salta, como lo viene haciendo cada año, para seguir interiorizándose sobre lo que sucede con la Virgen del Cerro, que convoca a miles de fieles todos los sábados.

En diálogo con El Tribuno, Laurentín sostuvo que en la provincia hubo curaciones y “liberaciones del demonio” relacionadas con este fenómeno de fe.

También consideró una mujer “modesta” a María Livia Galliano, la salteña que dice ver a la Virgen y que hizo construir la capilla que hoy atrae a peregrinos de todo el país en una de las cimas de la Capital.

Consultado sobre la posición de el Arzobispado de Salta, que todavía no reconoce oficialmente a la Virgen del Cerro, dijo que la Iglesia es “prudente” y que solo 16 apariciones fueron aceptadas en el mundo.

Sobre las investigaciones que hizo en la provincia, Laurentín había escrito el libro “¿Se aparece la Virgen en Salta?” y ahora presenta su nuevo título: “Génesis de Salta”.

¿Que impresión tiene sobre el fenómeno de la Virgen del Cerro?

Tengo una impresión positiva. Yo rehúso siempre contestar esta pregunta pero, como investigador, peso lo que es positivo y lo que es negativo.

Y cuando lo positivo sobrepasa a lo negativo, mis artículos dejan entender que es una aparición digna de atender.

En resumen, para mí, el objeto de atención principal son los frutos de las apariciones de acuerdo al criterio de que “al árbol se lo conoce por sus frutos”, que es el único que Cristo dio en el evangelio.

Me parece que en el caso de Salta los frutos buenos se imponen y los malos siguen siendo ínfimos.

¿Cuál cree que son esos frutos buenos? ¿Se refiere a curaciones?

Por supuesto, las curaciones. Están también las conversiones y las liberaciones del demonio, que son menos numerosas pero muy notables y que están anotadas en archivos que conserva María Livia (Galliano)

Hay gente que había sido exorcizada pero el exorcismo no había conseguido echar al demonio. Llevaron a la persona al cerro y ahí lo pudieron expulsar, cuando María Livia pasó y la tocó con la mano.

Usted dice que el obispo es el que tiene la autoridad de decidir sobre la aparición ...

Por supuesto, es así. Lo repito siempre. Mi rol de investigador es acercarme para mirar. Ahora mi tarea es más humilde porque estoy ciego. Pero puedo ver la vida del fenómeno de Salta. Por ejemplo, el crecimiento del número de servidores de la Virgen, que llegan a 500.

Al principio del fenómeno había mucho escepticismo en el Arzobispado de Salta, ¿eso cambió?

Yo no sé si se puede decir que había escepticismo en el Arzobispado. El predecesor del obispo Mario Cargnello, monseñor Julio Blanchoud, había autorizado la difusión de los mensajes de la Virgen de Salta y fueron publicados.

Cuando el obispo actual llegó, no autorizó la edición de un segundo tomo. Lo hizo de acuerdo con las directivas que recibe de Roma.

Cuando yo lo encontré a monseñor le pregunté: “¿Las apariciones de Salta para usted son una gracia o un problema?”. El contestó que es una gracia asombrosa pero causa problemas.

Creo que pude adivinar que la posición actual de la administración romana es generalmente negativa, ¿por qué? Porque las apariciones de la Virgen son un carisma para hacer crecer la fe, la caridad y la Iglesia.

Puede suceder que apariciones que comienzan bien se desvíen y se conviertan en un obstáculo. La Iglesia es muy prudente según esta noción de carisma y sus límites.

Todas las apariciones que ocurrieron después de la muerte del último apóstol son objeto de discernimiento para la Iglesia. Es un trabajo de discernimiento que difícilmente llega a una certeza.

Solo hay 16 apariciones que han sido reconocidas en toda la historia de la Iglesia, por los obispos, nunca por el Papa, en el mundo.

Si el Papa ha podido expresar su favor hacia Lourdes y Juan Pablo Segundo todavía más hacia Fátima... nunca dijeron “Fátima es auténtica”.

¿Qué impresión tiene de María Livia Galliano?

He encontrado muchas veces a María Livia y tengo una impresión muy positiva porque es una vidente esencialmente modesta. Es ella misma la que impidió cualquier tipo de veneración.

Como soy ciego, ella me acompaña en el cerro. Pasamos caminando en medio de los peregrinos sin que nos detengan. En cambio, cuando los videntes de Medjugorje aparecen en algún lado, todo el mundo se les tira encima.

Yo no se los reprocho pero lo cierto es que no supieron, como María Livia, mantener un poco de discreción y ellos mismos lo sufren.

La aparición de Salta se diferencia de las demás. En las demás suele aparecer casi únicamente la Virgen mientras que en Salta la Virgen aparece un poco después de las 12, cuando termina el rosario, e inmediatamente intercede pidiendo a Cristo que venga.

María Livia, que puede ver a la Virgen, ve cómo ella se queda ahí intercediendo un poco más lejos y Cristo está más próximo a cada persona que desfila delante de ella.

¿Quiénes son los elegidos y por qué los elige Dios?

Eso se lo deberíamos preguntar a Dios. El obispo mismo cuando se pronuncia lo hace con prudencia porque se trata de un discernimiento humano.

¿Cómo imagina el fenómeno de la Virgen del Cerro en el futuro?

Sobre eso no puedo decir mucho. Puedo constatar que el fenómeno se mantiene e incluso crece de año en año.

Acaso va a continuar, acaso va a disminuir. La Virgen pide en el cerro un seminario, una casa de retiro y otras instituciones.

Algunas veces se ha criticado a la organización por ser muy estricta en el sentido de que no se puede comer, hablar o sacar fotos en el cerro, ¿qué piensa de eso?

Yo creo que felizmente existe esa disciplina. Si todo el mundo tomara una merienda en el cerro y dejara sus restos... Sin esa disciplina la atmósfera del cerro no sería lo que es. Sería deplorable.

¿Son los fieles los que le han transmitido que la Virgen aparece en el cerro?

Me lo han transmitido. Yo no tengo evidencias. Hay gracias que se condicen de esta afirmación.

Como experto voy a buscar los hechos y me asocio a la oración. He estado escribiendo dos libros. En “Génesis de Salta” intenté captar la lógica interna y profunda.

Si tomamos los hechos tal como se presentan, podemos considerarlo todo como positivo. Aquel que no crea o que deje en suspenso su juicio, puede decidirlo libremente.

¿Qué ha experimentado frente a la oración de intercesión?

Eso es un fenómeno que se llama descanso en el espíritu que yo he visto desde hace más de 40 años.

Este fenómeno es la gracia de una relajación total que pone al hombre delante de Dios en un estado de perfecta receptividad.

Esta relajación puede ocurrir sobre las personas y se impone a ellos... Hay otros que, al ver cómo los demás se caen, deciden recibir la gracia y se dejan caer.

Yo estudié mucho este fenómeno y, cuando lo recibo, simplemente me dejo caer sin preguntarme a mí mismo demasiado sobre las causas.

¿Qué pensó cuando se enteró de que el nuevo Papa era argentino?

A mí no me sorprendió mucho porque en el cónclave anterior había tenido unos 40 votos. Es el primero de América Latina y, quizás, del país católico más notable de América Latina. Creo que no es al azar que hayan elegido al Papa en el continente católico.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

Para vos, ¿debería volver el boleto en papel?

Importante ahora

cargando...