El largo lunes de Ramón Díaz finalizó a las 21:30, hora en que terminó la reunión con Daniel Passarella en el estadio Monumental, de donde el DT se fue tras una larga charla con el presidente en la que entre otras cosas le dejó una lista concreta con los refuerzos que pretende para la próxima temporada en la que River disputará la Copa Sudamericana además del torneo local.

La jornada había comenzado a las 9:30 cuando Ramón Díaz citó al plantel en el estadio para comunicarles en persona a quiénes tendría en cuenta, quiénes iban a ser negociados y quiénes debían presentarse el próximo 8 de julio para el comienzo de la pretemporada.

La sorpresa fue cuando el entrenador le comunicó a David Trezeguet que no sería tenido en cuenta, pero al delantero franco-argentino se sumaron otros nombres de peso en la sorpresiva lista de borrados.

Luego se reunió con su cuerpo técnico para terminar de planificar el futuro del plantel, definir los puestos a reforzar para el próximo torneo y ponerle nombre a los mismos. 

Cerca de las 7 de la tarde comenzó la reunión con Daniel Passarella, el presidente de River, a quien Ramón Díaz le dio las razones de cada una de las decisiones tomadas respecto de la limpieza del plantel y luego hablaron sobre el equipo que el riojano pretende formar en el próximo torneo con refuerzos de categoría.

En total son siete los puestos que el DT considera que River debe fortificar:

 

El ataque

Ramón Díaz pidió tres delanteros, dos de área y uno por afuera. Si bien las negociaciones recién comienzan, los nombres que suenan en Núñez son los de Lucas Barrios, argentino nacionalizado paraguayo hoy en el fútbol chino, Lisandro López (a quien le queda un año más de contrato con el Lyon de Francia) y Mauro Zárate (el mas improbable de los tres).

El nombre de Franco di Santo (recomendado al Kaiser por Alejandro Sabella) sobrevuela el Monumental pero su transferencia es por el momento imposible de afrontar por el club.

El mediocampo

Las prioridades son un volante para cada banda: por la izquierda el nombre que encabeza la lista es el de Osmar Ferreyra, un jugador fetiche de Ramón Díaz, quien rescindirá su contrato con Independiente y ya tendría las valijas hechas para volver a Núñez. Por la derecha los nombres aún no salieron a la luz, pero al club ya le ofrecieron a Mauro Bogado. La intención del técnico era tentar a Augusto Fernández con el regreso pero el jugador se quedará en España.

Si bien el técnico le dio continuidad a Manuel Lanzini, lo cierto es que pretende reforzar el puesto con un nombre que pidió apenas se hizo cargo del equipo: Jonathan Fabbro, cuyo pase sería en esta oportunidad más posible para River que en diciembre pasado, cuando Cerro Porteño pidió 4 millones de dólares por su pase.

Ignacio Piatti es otro nombre que tienta al riojano pero en principio será San Lorenzo, su actual club, el que tendrá la prioridad a la hora de negociar su continuidad, para lo cual el jugador pretende que compre el 50% de su pase perteneciente al Lecce, en una suma cercvana al millón y medio de dólares.

Lo de Martín Demichelis parece ser un hecho para la última línea y el paraguayo Miguel Samudio, luego de ser ofrecido, presiona para jugar en River, pero no es la zona que más preocupa al entrenador, quien no pidió refuerzos en defensa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...