Muchas veces las decisiones importantes tienen en su origen una historia singular. En este caso, Matías Ola, un nadador tucumano de 28 años, pero que vivió 16 en Salta, atravesó por ese momento especial, cuando acostado en su habitación del Cenard (Centro de Alto Rendimiento Deportivo) miraba un mapamundi que colgaba en una de las paredes. De allí nació un proyecto que luego se reforzaría con el hecho de conocer gente un tanto “loca” como él. Fue así que un día de 2011 decidió que realizaría una gran hazaña: Unir ocho continentes nadando.

Se trata del desafío Unir el Mundo, una propuesta que dejó de ser un proyecto para convertirse en realidad el momento mismo en que Matías Ola pisó tierra española el jueves. El nadador argentino llevará a cabo un cruce intercontinental en aguas abiertas sin traje de protección (neopreno). Un desafío que pondrá al límite la condición humana y la naturaleza, con el objetivo de superación no solo en lo deportivo, sino también científico, social y cultural.

 

“El desafío surgió como una forma de salir del mundo competitivo para experimentar el de aguas abiertas. Fui conociendo gente que hacía hazañas y me interesó”, le dijo a El 

Tribuno. “En un principio el proyecto abarcaba la unión de cuatro continentes, luego se amplió y vamos a unir ocho continentes”, agregó. Fusión que realizará a muy bajas temperaturas sin el traje de neopre no.

 

El proyecto Unir el Mundo, que tuvo aceptación de distintos organismo gubernamentales a nivel provincial y nacional, comprende varios aspectos. Además del deportivo se suman el solidario, turístico, cultural y científico. “Para una persona del interior con muy bajos recursos poder hacer esto con un fin solidario no tiene nombre. Las intenciones son devolverle algo a mi provincia, en este caso vamos a reconstruir un Complejo Deportivo que hay en Tucumán en estado de abandono”, dijo.

 

Para llegar en óptimas condiciones, Ola entrenó en distintos puntos del país y fuera de él. Su última práctica la hizo en las aguas de Mar del Plata a una temperatura de 2§ centígrados. “Hacerlo sin el traje de neopreno tiene que ver con sobrepasar las barreras humanas que responden al mismo cuerpo”, sostuvo Matías.

 

Con su equipo interdisciplinario, Ola emprendió desde ayer la gesta de unir ocho continentes hasta diciembre. Tarifa (España) fue el punto de partida para llegar a Marruecos (Africa).

Edgardo Reges, el Dr.

“Uno de los puntos a analizar será observar cómo se comporta el organismo al estrés por frío. Habrá que valorar la adaptación al agua fría a través de la termogénesis (capacidad de generar calor en el organismo debido a las reacciones metabólicas). Estos chicos tienen un mecanismo de termorregulación que difiere de los normales. Gran parte de esa termorregulación depende de su concentración y sus prácticas”.

Inicios de Ola

Comenzó a nadar recién a los 21 años. Antes había realizado sus estudios en Salta, donde vivió 16 años. La natación llegó más por necesidad que otra cosa. “Sufría de asma y me recomendaron nadar”, sostuvo. Es licenciado en Gestión de Empresas.

Etapas

Primera: Europa - Africa

Segunda: Eurasia - América (Récord Guiness 86 km).

Tercera: Eurasia - América.

Cuarta: Europa-Africa.

Quinta: Oceanía - Asia

Sexta: Asia - Europa

Séptima: Europa - Asia

Octava: Islas de los Estados, el fin del mundo en Argentina.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...