El escándalo suscitado el pasado domingo al finalizar el encuentro entre Gimnasia y Tiro y Deportivo Maipú, que el albo se impuso por 3 a 1 en el partido de ida de los play off, puede traer mayores consecuencias para el espectáculo, para el futuro de los equipos y para la integridad y la seguridad de los concurrentes a la revancha en Mendoza, entre ellos jugadores e hinchas.

Los hermanos Sperdutti, quienes de hace años manejan el club Maipú, dieron una vez más la nota empañando el fútbol, esta vez con unas explosivas declaraciones del presidente Omar y del ayudante de campo, Luis. El primero, argumentando un supuesto mal accionar en su contra del árbitro Sebastián Matrángelo, empezó su "show" al amenazar a dirigentes, periodistas partidarios y allegados de Gimnasia: "Una por una van a pagar, allá la van a pasar muy mal", agregándole tensión e infundiendo temor en la previa de la revancha.

Y antes de subir al micro, el colaborador del DT se despachó con un acto propio de la radical intolerancia y xenofobia. "Boliviano, a mi cancha no entrás. Son todos chiquititos y parecen ponys", dijo con total impunidad al trenzarse a discutir de igual a igual con un grupo de hinchas. 

Ante este panorama, y teniendo en cuenta que la hostilidad no cesará, sino que se multiplicará en Mendoza, el club albo podría realizar una denuncia al INADI antes estos lamentables dichos y debería actuarse como sucede en el fútbol en Buenos Aires, cuando el árbitro de turno llega al extremo de suspender el partido al detectar manifestaciones racistas. Por su parte, la AFA, a través del Consejo Federal, luego de recibir un informe de parte de los albos deberá actuar en consecuencia antes esto y no dejarlo pasar

Video gentileza Arenga Deportiva.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...