Rafael Nadal derribó la barrera de Cincinnati, uno de los torneos que le faltaban por ganar, y tras superar al estadounidense John Isner por 7-6(8) y 7-6(3) logró su noveno título de la temporada y el vigésimo sexto Masters 1000 de su carrera.

Cincinnati se le resistía al jugador español, que mañana, lunes, figurará como segundo jugador del mundo, por delante del británico Andy Murray y sólo superado por el serbio Novak Djokovic, número uno del circuito. Una condición a la que aspira aún Nadal en esta temporada.

El poderoso saque y el entusiasmo del estadounidense, alentado por el público local y por alcanzar el título más importante de su carrera, tampoco frenó al tenista europeo, que sigue sin perder en pista dura en lo que va de la temporada. Son ya quince las victorias que acumula en este tipo de superficie en lo que va de 2013. Y el próximo objetivo es claro: el Abierto de Estados Unidos.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...