El cierre de la jornada de ayer arrancó con la primera buena noticia: River vendió un porcentaje del volante uruguayo Carlos Sánchez al Puebla de México, esto liberó el cupo de extranjeros y permitió el regreso del también oriental Rodrigo Mora, que ya puso la rúbrica que lo convierte otra vez en jugador millonario.  

Tras conocerse esto, Ramón Díaz dio muestras hoy de su disconformidad con el funcionamiento de los titulares de River que perdieron el domingo pasado ante Gimnasia. Y en la práctica futbolística, y dispuso el ingreso de Jonathan Fabbro, pese a que aún está inhabilitado para jugar, y sacó a Cristian Ledesma, de floja tarea en su dupla con Leonardo Ponzio.

El técnico se mostró por demás activo en la práctica, la que paró en varias oportunidades para dar indicaciones, como la de pedirle de manera insistente a Carlos Carbonero que pasara al ataque cuantas veces pudiera.

Los titulares en el entrenamiento fueron Barovero; Mercado, Maidana, Balanta, Vangioni; Carbonero, Ponzio, Osmar Ferreyra; Fabbro; Lanzini y Giovanni Simeone, y son los que se perfilan para recibir el viernes a Rosario Central.

El técnico confía que en las próximas horas el representante de Fabbro, que no es otro que su hermano Darío, resuelva el conflicto por el cual la AFIP aún no le dio el permiso para luego poder pedir ante el Banco Central de la República Argentina los dólares que Cerro Porteño, aún dueño del pase del jugador, pide para liberar el transfer que habilita al futbolista a poder desempeñarse en otro club.

Los titulares enfrentaron a un combinado de suplentes entre los que estuvieron Teófilo Gutiérrez, cuya situación administrativa es aún más complicada que la de Fabbro y es muy difícil que pueda jugar el viernes, y Cristian Ledesma, relegado de los titulares al no convencer al técnico en el partido del domingo pasado ante Gimnasia cuando jugó como doble cinco con Leonardo Ponzio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...