Fue el primer taekwondista en conseguir una medalla de oro olímpico en las artes marciales. Marcó un antes y un después tras su paso por los Juegos de Londres. El correntino Sebastián Crismanich dialogó con El Tribuno y dejó su punto de vista acerca del histórico 125§ Congreso del Comité Olímpico Internacional (COI) en Buenos Aires. Allí, en tierras porteñas, Tokio fue elegida para ser sede de los Juegos en el 2020, la lucha seguirá siendo olímpica y el alemán Thomas Bach es el nuevo presidente del COI.

¿Cómo viste el Congreso Olímpico en Buenos Aires?

Fue muy positivo conseguir traer al COI para esta reunión tan importante. Que Argentina sea la capital del mundo, la verdad es un orgullo, un hecho conmovedor, histórico, diría yo. Un momento para aprovechar y mostrar nuestra casa a todo el mundo.

¿Tenías a Tokio como favorita?

No, prefería Madrid, no solo porque se habla el mismo idioma sino porque estuve en esa ciudad compitiendo y me imagino que hubiese sido más familiar una sede así.

¿Argentina está lejos de ser sede de los JJOO?

Creo que sí, hay que programar muchísimo. Me acuerdo cuando en el 2005 estaba en Madrid y ya veíamos carteles por toda la ciudad y las estructuras que se iban armando para albergar este tipo de eventos. Comparando con nuestro país, creo que primero habría que programar de acá a muchos años más, para poder postularnos y ser una de las sedes.

Trabajas para Río 2016, ¿te ves en Tokio 2020?

Nosotros programamos por ciclo olímpico. Creo que sería un error si planifico más allá de Río 2016, obviamente que me gustaría tener la chance no sólo de estar en Brasil, sino también en Tokio. Pero hoy solo pienso en los Juegos del 2016, después Dios sabrá si sigo participando, la verdad que uno nunca sabe lo que le puede deparar la vida; también hay otros caminos no solo el deportivo. Formar una familia es uno de ellos, eso tal vez es algo que me da un poco más de miedo, tenerme que retraer en mis proyectos. Pero tengo fe que la capacidad la voy a seguir teniendo en esta actividad si decido estar en Tokio 2020.

¿Cómo hiciste para reinventarte después de Londres?

No fue una tarea fácil, la verdad que me ha costado meses después de Londres poder encontrar una nueva cima, una motivación más alta que tener en mi currículum una medalla do oro olímpico. Una de las formas de saciarme a mí mismo sería tratar de romper el récord que tengo, conseguir la misma medalla de manera consecutiva. Todo atleta de alto rendimiento sufre un desgaste no solo físico sino también psicológico. Las motivaciones son las que nos nutren en el día a día para conseguir objetivos.

¿Cómo fue estar desmotivado?

No lograba enfocar hacia dónde quería ir, no encontraba el desafío propio, cómo convencerme a mí mismo o a mí inconsciente de que conseguir una próxima medalla podía llevarme más allá en la historia y de lo que ya he logrado. Cuando encontré ese desafío propio, la motivación automáticamente volvió a estar vigente como antes de mis primeros Juegos Olímpicos.

¿Te volviste a cruzar con Nicolás García (el español al que le ganó la final en Londres)?

Sí, en el Mundial de México de este año. Cruzamos miradas y me daba cuenta que quedó una pizca de recelo, siempre dentro del taekwondo porque es una persona con la que me llevo bien. Pero estoy seguro de que él quiere volver a encontrarme en un evento para sacarse esa espina que le quedo. Sabiendo eso, es una motivación extra para mí, sé que van a tratar de vencerme para elevar su autoestima.

¿Si se enfrentan de nuevo, le volvés a ganar?

Eso se sabe en el día, uno no gana de antemano hablando. Obviamente que le quiero ganar y tengo a favor que llevo dos victorias sobre él y ninguna en contra. Ese factor psicológico me da un plus, él sabe que ya competimos dos veces y le gane las dos. Voy a estar preparado para un tercer enfrentamiento.

¿Qué balance haces de este año?

Más allá de haber estado fuera del circuito competitivo fue un año positi vo. Estar afuera del país me sirvió en mis conocimientos, conocer nuevas metodologías de trabajo para imple mentarlas después en mi país. ¿Como siguen tus actividades? Hace varios meses estoy entrenando pensando en la competencia de di ciembre en Manchester, ahí se empie za a abrir el camino a Río 2016. Entre seis u ocho taekwondistas clasificarán directamente, ese es mi objetivo.

 Breves

El sueño de su vida. “Después de un hecho histórico que se logró, tan significativo para el país y el taekwondo, ganar el oro olímpico me cambió la vida para bien. Siento un alivio, una alegría tan completa; es haber cumplido el sueño de mi vida.

Quedan huecos. Nunca se logra cubrir todos los huecos. Esto va creciendo gracias al apoyo al deporte amateur del Enard y la Secretaría de Deportes de la Nación, es importante que se esté trabajando para cubrir esos huecos.

De los JJOO al teatro. La verdad que cada uno busca solucionar su vida económica. Para mí, Molinari es un referente en el atletismo, además supo llevar su actividad a otros estratos (incursiona en teatro) y está muy bien. Quizá para el taekwondo eso sea un poco prematuro pero, llegado el momento, no sé si yo lo intentaré pero otros taekwondistas podrían hacerlo.

Poco mediático. Hay programas que sí me gustan, en particular he relatado competencias y me sentí muy cómodo, me gusta hacerlo. El ámbito de la farándula o estar en ese tipo de ambientes... no me veo. No me gustaría que anden inventando cosas mías para aumentar el rating. Me gustaría utilizar la tele para un crecimiento personal, que le sirva a la sociedad. Le dijo que no a Tinelli. He rechazado la invitación (Bailando por un sueño) no porque considere que no tiene sentido hacerlo o que la gente que lo hace está mal. Simplemente porque no encaja con mi estilo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...