Gimnasia y Tiro
Gimnasia, en caída libre y sin respuestas, perdió 2 a 1 con Aconquija
Gimnasia y Tiro sigue hipotecando su futuro, su presente, su chapa, su nombre y su historia. ¿Hasta cuándo? La salida de Salvador Ragusa, gran responsable del deprimente presente millonario junto a los jugadores, no fueron suficiente como para torcer el rumbo de malaria. Con Luis Rueda en la conducción técnica, el albo sigue sin encontrar respuestas y hoy rifó la chance que le quedaba por el ascenso. Perdió 2 a 1 ante Unión Aconquija en Andalgalá, el líder del Federal A y sumó su sexta derrota en el torneo. Preocupante por donde se lo mire.
El albo abrió el marcador con gol de Bielkewicz a los 13 minutos del primer tiempo, luego de un centro cerrado del "9" que se coló en el arco local. Diez minutos después igualó Jonatan Cayuman, quien aprovechó un remote tras un error del debutante arquero Carlos Paniego (intentó embolsarla tras un centro sin demasiada fuerza y se le escapó de las manos) para los locales, que regresaron al triunfo tras dos derrotas consecutivas. Y en el complemento, a los 8', luego de una serie de rebotes fue De Muner el que empujó la pelota a la red para estampar la victoria definitiva de los catamarqueños, que se volcaron con todo al ataque en el segundo período; y prolongaron la racha negativa del albo salteño.
Gimnasia y su opaquez fueron capaces de "revivir" a un Aconquija que ya encontró su pico más alto en el torneo después de ser vapuleado por San Martín, en Tucumán, y que con poco le ganó a un equipo sin alma.
Gimnasia formó con: Paniego; Estrada, Susso, Amelli y Aguirre; Guglielmi, Basualdo, Navarro y Villarreal; Bilekewicz y Zarate. Francisco Vazzoler, Emiliano Piecenti y Enrique Guardo ingresaron en el complemento. Ni poblando de delanteros la cancha en los últimos minutos, el albo pudo encontrar la fórmula para vulnerar al modesto equipo sensación del torneo, que aumentó su brecha a seis puntos en la tabla por sobre Central Córdoba de Santiago del Estero (empató con San Jorge, en Tucumán, 4 a 4, en un vibrante partido).
Una nueva derrota de un Gimnasia sin rumbo que lo condena al fracaso y lo despide de la chance del ascenso, a 72 horas de un nuevo clásico con Juventud Antoniana, esta vez por Copa Argentina.