El intendente de Rivadavia, Leopoldo Cuenca, se adueñó de 5.000 hectáreas de Las Botijas, luego de quedarse con los derechos posesorios de un puesteros del lugar, Raúl Sabán. En esa finca, Cuenca alambró el campo y cerró con portones y candados el camino vecinal que une la ruta 13 con el paraje y la escuela de El Lecheronal.
Herederos del puestero Ramón Romero denunciaron la apropiación ilegal que allí se hizo. A través de los micrófonos de FM La Unión, la radio del intendente Cuenca, su abogado, Mariano Sitelli, ensayó un insólita justificación en la que atribuyó al jefe comunal gestos altruistas y supuestas motivaciones jurídicas que resultan insostenibles.
Sitelli sostuvo que la abuela de Sabán, Fidela Guerra de Romero, había logrado años atrás la titularidad de esas 5.000 hectáreas a través del procedimiento de posesión treintañal. Sin embargo, según afirmó Sitelli, los dueños de ese entonces, al ver que perdían parte de la finca, desmembraron en dos el catastro original. Uno de ellos quedó superpuesto al que le correspondía a Fidela.
Sitelli relató que los dueños vendieron los dos terrenos a los Pocovi.
"Ellos empiezan a alambrar y a molestar a don Sabán diciendole que se tenían que retirar porque eso no era de él", aseguró el abogado.
Adjudicándole cualidades de salvador, Sitelli afirmó que Cuenca hizo firmar una cesión de derechos posesorios a Sabán "para ingresar en el expediente. Eso fue al efecto de poder argumentar a favor de Raúl Sabán".
Ante micrófonos oficiales, agregó que "Cuenca tomó posesión sino a Sabán le quitaban eso (las tierras)"
Embed

.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...